Santander

Esta mañana, coincidiendo con la segunda junta general de accionistas del Banco Santander de 2020, además de la presentación de resultados del banco de los nueve primeros meses del año, el diario ‘Expansión’ adelantaba que la entidad que preside Ana Botín planea un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 3.000 empleados por motivos económicos.

El sindicato CCOO del banco emitía un comunicado a primera hora de la mañana, asegurando que “ignoran” tanto el origen de la noticia como si tiene la finalidad de influir de alguna manera en el desarrollo de la junta, pero de confirmarse manifiestan “su más enérgica repulsa” a la forma de actuar. Pues no entenderían porque se ha comunicado antes en un medio de comunicación que a los propios sindicatos, como siempre ha hecho el banco.

Más tarde, la presidenta de Santander aseguraba en la junta de accionistas que si la entidad decidiera poner en marcha algún tipo de medida que tuviera impacto en la plantilla del grupo, los primeros en conocerlas serán los sindicatos.

Ha sido durante la presentación de resultados ante los medios de comunicación, cuando el consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, ha hablado sobre este tema: “habrá ajustes en la plantilla” de toda Europa. 

ONE EUROPE

El Banco Santander tiene en marcha un plan de ahorro de costes de 1.000 millones de euros adicionales en Europa en los próximos dos años, que incluye a España, Portugal, Reino Unido y Polonia. Junto a tres iniciativas: la integración de Santander Consumer Finance y Openbank, la creación de una de las mayores plataformas de pago en el mundo y “One Europe”, una oferta 100% digital que simplifica todo el catálogo de productos y que afectará a todos los mercados, de hecho que ya ha comenzado a implementarse en sus cuatro bancos europeos a través de “One Santander”.

Pero este proceso traerá de la mano ajustes laborales, tal y como ha reconocido el CEO del Santander. “Habrá ajustes de plantillas en todos los bancos”, aunque primero habrá conversaciones con los sindicatos y se harán de acuerdo con ellos y de forma correcta, “como en anteriores procesos” donde se ha recolocado hasta un 85% de empelados.

Álvarez evitaba dar una cifra exacta y de hecho explicaba que lo del ERE de 3.000 trabajadores de Santander España “lo desconoce”. Tampoco cree que las salidas vayan a ser “traumáticas” pues hasta ahora, siempre se han llevado a cabo mediante acuerdos, “viendo los deseos legítimos de los empleados y respetado aquellos que quieran salir”.

Ni daba una fecha de cuándo se producirá, tan solo señalaba que “próximamente” se pondrán en contacto con los representantes de los trabajadores para adaptar las necesidades del modelo de distribución a las de la plantilla.

El plan de transformación afectará a todas las unidades del banco y su intensidad dependerá de las necesidades del negocio y las demandas de los clientes. De la misma forma, el consejero delegado del Banco Santander descartaba que esta decisión fuera a tener un coste reputacional para la entidad por hacerlo ahora, porque
lo harán “de la forma correcta” y “cuando sea conveniente” .