fondos de inversión
Logotipo de Blackstone.

Al calor del alquiler ha brotado una gran inversión de socimis, fondos de inversión y bancos en el sector residencial. En el 2018, la inversión institucional en vivienda supuso un total de 903 millones de euros, cuando en el ejercicio anterior esta cifra fue menos de la mitad -438 millones de euros-, según datos del último estudio presentado por CBRE. Los expertos atribuyen este aumento al auge del arrendamiento.

Socimis, bancos y fondos de inversión se han lazando definitivamente al mercado residencial. O al menos eso es lo que se desprende de los últimos datos aportados por la consultora CBRE. El segmento institucional ha abierto su apetito inversor. “Este impulso del mercado de inversión residencial se debe, en parte, a la escasez de la oferta de vivienda en alquiler y rentabilidades brutas aún atractivas que rondan en torno al 4%”, afirma Samuel Población, director de producto residencial y suelo de CBRE.

Lo cierto es que en los últimos diez años, uno de cada dos hogares opotó por el alquiler como forma de tenencia, en torno a 70.000 nuevos arrendatarios al año. Así, la expansión de la demanda de vivienda en alquiler y la escasez de ofertas de algunos mercados ha generado tensionamientos importantes de los precios en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, donde el alquiler ha crecido cerca del 36% entre 2014 y 2018. Pese a la moderación de los tipos de interés, la ratio de esfuerzo hipotecario a nivel nacional se sitúa en torno al 33% en 2018, lo que dificulta las posibilidades de compra de vivienda entre jóvenes y los hogares con rentas más bajas.

hoteles

Los hoteles vuelven a despertar el apetito de las socimis y los fondos de inversión

Los fondos y Socimis siguen interesados en invertir en España a pesar de que el precio de los activos ya no es tan atractivo.Con...

“Si bien el crecimiento de la demanda de alquiler ha estado fuertemente condicionado por la crisis económica, la mejora del entorno económico en los últimos años no ha supuesto un retroceso en el alquiler, lo que indica un cambio social en la percepción sobre este régimen de tenencia. Ciertamente, el alquiler proporciona una solución habitacional flexible”, explica Álvaro Martín Guerrero, consultor de CBRE.

La inversión institucional en vivienda supuso un total de 903 millones de euros

La demanda sigue en aumento, pero ¿qué pasa con la oferta? En este sentido, la oferta sí ha experimentado un crecimiento significativo, aún insuficiente, como consecuencia del aumento en el número de actores que comienzan a operar en este mercado. Una parte de la inversión está compuesta por operadores institucionales como fondos de inversión, socimis, bancos o empresas patrimonialistas, que encuentran rentabilidades estables en este segmento inmobiliario. Al calor del arrendamiento son 907 millones de euros los que han invertido las personas jurídicas de manera directa.

A pesar de todo, el 96% de las viviendas en alquiler sigue en manos de particulares y continúa como un sector muy poco profesionalizado y en el que las empresas tienen poco poder de repercusión en el precio final, como así afirman algunas formaciones políticas como Unidas Podemos.

LA MITAD DE LA COMPRA DE VIVIENDAS EN MARZO, SIN HIPOTECA

Sin llegar a la alarma social generada por el partido de Pablo Iglesias, la realidad es que la inversión de estas sociedades en el mercado residencial es una realidad contrastada que se comprueba al observar el número de viviendas que compran sin hipoteca. En este sentido, en España se vendieron 50.659 viviendas durante marzo. Esta cifra representa un descenso del 2,9% con respecto al mismo mes de 2018, según los datos estadísticos del Consejo General del Notariado (CGN). Del total, los compradores firmaron tan solo 25.166 préstamos hipotecarios, es decir, el 49,67%. Por tanto, menos de la mitad de las transacciones de viviendas en España en marzo requirió una hipoteca.

El presidente de la Comisión Financiera del Colegio de Economistas, Antonio Pedraza, aporta una explicación muy sencilla a estos números. “La mayoría de las compraventas se están haciendo a inversores y socimis, no al comprador finalista que necesita dos sueldos para comprar una casa”, afirmó en un artículo publicado en MERCA2. “El inversor está huyendo de los depósitos y de la renta fija que tienen una rentabilidad prácticamente cero y negativa, respectivamente”, ahonda Antonio Pedraza.

“Hay un gran número de inversores que están comprando viviendas con el ánimo de alquilarlas, ya que este sector está dando una rentabilidad del 10-11%, que incluye la revalorización del propio inmueble más el bruto que obtiene del alquiler”, explica Antonio Pedraza.

LAS PROMOTORAS ENTRAN EN EL JUEGO

Además, las promotoras son otro de los ‘players’ del mercado que también se han sumado a este negocio del alquiler. Pero en su caso ha sido de manera indirecta. Por ejemplo, Vía Célere o Aedas han elegido vender promociones enteras llave en mano a gestoras de alquiler de viviendas. Eso sí, las dos descartan “por el momento” realizar ningún arrendamiento patrimonialista.