Christine Lagarde

Christine Lagarde asumirá la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) el próximo 31 de octubre. La entidad tendrá que mantener los tipos de interés a la baja hasta que la economía se recupere, algo que desde luego, no había planeado su actual presidente, Mario Draghi.

El mundo sigue desacelerándose “la señal es clara” y los bancos centrales han intervenido de nuevo bajando los tipos “porque el mercado lo necesitaba” y no puede crecer por sí mismo. Algo que a principio de año “ni se planteaba” señala Luis Martin Hoyos, responsable de BMO Global Asset Management en España en una entrevista con MERCA2.

“Draghi no había planeado dejar el Banco Central Europeo (BCE) así a su sucesora, Christine Lagarde, todo lo contrario”. Quería dejarlo preparado para subir los tipos, lo que significaría que el mercado “estaba listo para actuar”, pero no ha sido así “y se ha visto obligado” a intervenir, destaca.

Draghi (BCE) pasa la patata caliente de la compra de activos a Lagarde

Este jueves, el Banco Central Europeo (BCE) celebra una de sus últimas reuniones de política monetaria con Mario Draghi al frente. En breve, Christine...

El experto añade que la desaceleración es desigual según qué región del mundo. “Hay países que van a un ritmo u otro”. Por ejemplo, Alemania ya está en recesión técnica según su PIB pero en Estados Unidos “aunque los PMI son regulares, no supone un síntoma de recesión”. Y “desde luego”, no ve que el escenario sea parecido a 2018.

LOS PAÍSES TIENEN QUE REACTIVAR LA ECONOMÍA

El BCE ha dicho que ahora les toca a los países liderar las medidas fiscales para reactivar la economía como ha hecho Estados Unidos. “La situación está delicada, el mundo desacelera” y a esto se le suman las incertidumbres como el Brexit o la guerra comercial.

“Hasta que no salga elegido Trump esto va a seguir” explica el de BMO. “De la guerra comercial no está todo dicho”. Respecto al Brexit, añade que cuánto más tarde en solucionarse “peor va a ser”. Y a su vez, aumenta la probabilidad de llevar a Europa a una recesión.

“Hasta que no se reactiven las políticas fiscales que el BCE pide a los países, no estaremos en un momento de crecimiento que pueda absolver cualquier impacto”.

EMERGENTES: SU ELECCIÓN A LARGO PLAZO

Para BMO Global Asset Management, 2019 está siendo un “año espectacular” en renta fija y renta variable. En esto último, aclara “salvo el Ibex” sobre todo, en Estados unidos. Pero recomienda al inversor una cartera diversificada con productos más ilíquidos, con ‘private equity’, un horizonte temporal más alto y productos alternativos. Y recomienda, los mercados emergentes porque les “gustan mucho” a largo plazo.

Observan que de aquí a 15 años habrá un crecimiento “imparable” en concreto en el flujo del campo a la ciudad. Según la ONU estiman que 750 millones de personas se incorporen por primera vez al mercado laboral en esa fecha.

En este sentido, deciden apostar por compañías “que se beneficien de esto”. Es el caso de los bienes de consumo porque su crecimiento es exponencial. Descartan entonces compañías petroleras “no nos gustan” y tampoco las que son propiedad del Estado. Pero si los bancos, aunque aclara “no en China, si los de Indonesia o India”.

Respecto al sector tecnológico, matiza que no le gusta demasiado “porque el margen es decreciente” y prefieren compañías en la que los gestores puedan aumentar el precio a sus productos. “Apple no serviría, por ejemplo”.

En cuanto a la temporada de resultados, detalla que hay compañías que están dando dinero, “con el viento de cola fiscal en Estados Unidos”, pero la clave va a estar en los próximos trimestres. Sobre todo, porque hay compañías que han frenado su producción y “hay posibilidad” de que los beneficios empiecen a enseñar debilidad, mientras se ajustan a la situación actual.

Respecto a 2020, Hoyos entiende que será “una vez más” un año marcado por la geopolítica, “llegarán las elecciones en Estados Unidos y el relucir del Brexit, probablemente”.

Comentarios de Facebook