El director gerente de BME Growth, antiguo Mercado Alternativo Bursátil (MAB), Jesús González Nieto-Márquez, ha defendido que las socimis españolas “atienden sus obligaciones fiscales” y que “convendría tocar lo menos posible” el modelo por el que se rigen.

Así lo ha trasladado González con motivo de la presentación por parte de BME del último informe sobre estos vehículos de inversión y coincidiendo también con el anuncio realizado este martes por el Gobierno de establecer un mínimo del 15% de pago de Impuesto de Sociedades por parte de las socimis, frente a la completa exención con la que cuentan ahora.

“No es un producto exótico que nos hemos inventado en España, es un vehículo absolutamente homogéneo con los vehículos similares de nuestro entorno. Convendría tocarlo lo menos posible, ya que, si funciona, es mejor dejar que siga funcionando”, ha añadido.

En su opinión, se trata de un modelo de “éxito” que ha cumplido los objetivos que se habían marcado en el momento de su instauración en 2009, al atraer inversión tanto nacional como internacional y estar preparado para “afrontar periodos no solo de crecimiento, sino también de crisis económica y social como la de ahora”.

Para acogerse al régimen de socimis, estas sociedades tienen que cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentra la distribución a los accionistas, como mínimo, del 80% de los beneficios obtenidos por el alquiler, así como todos los beneficios procedentes por sus participaciones en otras empresas.

ELEVAN UN 50% LOS DIVIDENDOS REPARTIDOS

Según el informe presentado este miércoles por JLL España, el año pasado se repartieron en torno a 1.200 millones de euros en dividendos, frente a los 800 millones distribuidos un año atrás, alcanzado así un nuevo récord de repartos.

De este importe, 437 millones de euros los repartieron las cuatro principales socimis que cotizan en el Mercado Continuo –Merlin, Colonial, Lar España y Árima Real Estate–, con una rentabilidad conjunta del 3,9%, mientras que las 75 restantes que cotizan en BME Growth distribuyeron 816 millones de euros, con una rentabilidad del 4%.

La capitalización conjunta de todas ellas alcanzaba a diciembre del año pasado los 25.971 millones de euros, dividida a partes iguales entre las cuatro del Mercado Continuo y las restantes de BME Growth. Sin embargo, las primeras han sufrido más en Bolsa este año, frente al mantenimiento de la capitalización que han registrado las otras.

CAMBIO “RESIDUAL”

Según ha explicado en el acto de presentación el abogado senior del despacho Uría Menéndez, Luis Molina, la penalización propuesta por el Gobierno del 15% para la parte del beneficio que no reparta ya existe en Estados Unidos y en Australia.

“No es algo ajeno al propio derecho comparado en este ámbito. La aprobación del 15% es una medida en la que se pueden reconocer los inversores que están en otros países con medidas similares”, ha añadido Molina.

Por otra parte, ha defendido que se trata de un régimen “en el que obviamente se pagan impuestos”, ya que en España son los inversores que reciben el dividendo quienes tributan. “La mala noticia es que este cambio puede alterar las decisiones de inversión aunque la esperanza es que el regulador cree en el modelo ya que este cambio es residual dentro del régimen de las socimi”.