¿Cómo es que Blade Runner 2049 reescribió la historia comercial?
Simon Dawson/Bloomberg

Kim Bhasin para Bloomberg

En la película de 1982 de Blade Runner, Los Ángeles se ha convertido en una distopía oscura y llena de suciedad. Situado en un futuro lejano de 2019, varias marcas de la época son vistas alrededor de las calles de una ciudad destartalada y sombría. Destacaba el fabricante de videojuegos Ataria y la aerolínea Pan Am. RCA también, al igual que la compañía telefónica de Bell.

A medida que nos acercamos realmente al 2019, muchas de esas marcas han desaparecido. Los más supersticiosos creen que se trata de una maldición de Blade Runner para los iconos corporativos. Aparecen en un futuro sombrío, y creen que las marcas están condenadas. Ahora que la esperada secuela llega a los cines, Blade Runner parece reescribir la historia de los negocios.

Sony colocó 90 de los 150 millones de dólares del presupuesto necesario para hacer Blade Runner 2049

Blade Runner 2049, protagonizada por Ryan Gosling y Harrison Ford, impulsa a la franquicia 30 años en el futuro. El universo no sólo conservó su tono oscuro en una historia de seres humanos bio diseñados, sino que mantuvo consistentemente su universo de marcas futuristas alternas. No parece haber Facebook o Google, porque en la versión cinematográfica, esas empresas jamás existieron.

En cambio, su director Denis Villeneuve tomó la visión de la película original y la impulsó hacia adelante. La sociedad evitó la elegancia, la elección de retroadaptación y el pragmatismo sobre el glamour. Se siente la descendencia del Walkman, no del iPod, y tal vez eso sea porque Sony es evidente en el paisaje de la marca, mientras que Apple no es más que una fugaz visión. Bloomberg News informó que Sony, que distribuye la nueva película, colocó 90 de los 150 millones de dólares (128,30 millones de euros) del presupuesto.

Las secuelas se enfrentan al cansancio en el mejor año cinematográfico para Warner Bross

Las secuelas se enfrentan al cansancio en el mejor año cinematográfico para Warner Bross

Las películas de juguetes Lego era una franquicia crucial para desarrollar en la próxima década cuando Warner Bros hizo su proyección en 2014

Los anuncios brillantes por encima de las calles húmedas de Los Ángeles son comunes en la primera hora de la película. Se ve a Sony y a Coca Cola. Hay un cartel de Diageo, y el personaje de Ford todavía toma Johnnie Walker Black Label, como lo hizo en la original. El personaje de Gosling, por su parte, conduce un coche volador que lleva el logotipo del fabricante francés Peugeot. Ni General Motors ni Toyota, y mucho menos Tesla.

Sony, Diageo, Coca Cola o Peugeot están vivos y tienen un buen negocio, pero Blade Runner también ofrece algunas devoluciones de líneas de tiempo alternativas. Un rascacielos imaginario de Los Ángeles está adornado con el nombre de Pan Am, que se derrumbó en nuestro mundo en 1991.

Se pueden ver marcas como Atari, Pan Am, Coca Cola o Peugeot. Habrá que ver para ver si la maldición toma nuevas víctimas

Atari, que hoy trata de volver, se nota nostálgica en 2049. Por un momento, la cámara persiste en un par de señales que brillan intensamente en la noche, una estatura que el pionero del videojuego no ha disfrutado desde los años 80.

En cuanto a las marcas en el mundo de Blade Runner que todavía prosperan al día de hoy, como Coca Cola o Peugeot, tendremos que esperar para ver si la maldición supuesta de la película reclama nuevas víctimas. Hay un largo camino hasta 2049.

Comentarios de Facebook