Blackrock BME

BlackRock tiene acciones en todas las empresas del Ibex 35, pero la banca es su sector favorito. De hecho, se posiciona (en la mayoría de los casos) como primer o segundo accionista. Pero ahora no solo quiere estar en el capital de estas compañías, la firma estadounidense pretende que las gestoras de estas entidades migren a Aladdin.

Esto es lo que ha hecho Santander Asset Management, que en marzo de 2019 firmaba un acuerdo con BlackRock para poder disfrutar de esta plataforma digital creada por la empresa y desde la que recaba datos, valora el riesgo y ejecuta operaciones. Entre otras muchas opciones.

Santander AM presumía en mayo de este año de haber completado la implementación de Aladdin (y haber finalizado su relación con Bloomblerg, que era la plataforma que usaba hasta ahora) “cumpliendo con los plazos establecidos” a pesar de la situación originada por la pandemia del covid-19. Sin embargo, fuentes conocedoras de la situación explican a MERCA2 que, entre la pandemia y la problemática de la operación en sí, aún siguen trabajando en ello.

MADRID, EL CONEJILLO DE INDIAS

El equipo encargado de hacer que los datos de la gestora pasen a la nueva plataforma se ha tenido que reforzar, porque el proceso no es tan sencillo. Y consideran que Madrid es para Aladdin el “conejillo de indias” a nivel mundial, pues una vez acabe la implementación, se hará lo mismo en Reino Unido y Luxemburgo, que es donde se lleva a cabo toda la operativa de la gestora en Europa. Después, se haría lo mismo en países latinoamericanos.

Pese a ello entienden que la operación se convierte en un Win-Win donde todos ganan. Santander AM consigue obtener un sofisticado análisis de riesgos con herramientas integrales de gestión de carteras, negociación y operaciones en una sola plataforma unificada, algo que no tenía con Bloomberg.

Mientras que BlackRock consigue que Santander use la plataforma que ellos mismos crearon, en la que se encuentran más de 25.000 inversores y que está claro que es todo un éxito, pues la firma es un gigante de inversión a nivel mundial.

Desde la gestora del Santander insiste en que Aladdin lleva implantado al 100% en Europa (incluido España) desde el pasado mes de mayo. Y que incluso ya se usa en Brasil.

LOS PLANES DE BLACKROCK

Aunque Aladdin es propiedad de BlackRock, también permite a otros inversores disponer de esta herramienta. Eso sí, a cambio de un precio, que es el que probablemente tengan que pagar el resto de entidades españolas.

Los planes de BlackRock pasan por alentar al resto de bancos a que sigan los pasos del Santander cuando esta migración concluya. Algo que puede recomendar con holgura, pues es el primer accionista de BBVA, con una participación superior al 5% y el segundo accionista de Bankinter y Banco Sabadell. Del primero tiene más de un 5% de su capital y del segundo un 3,3%. Pero también tiene una posición relevante en el accionariado de CaixaBank (3%) y Bankia (1,5%).

Es decir, tiene voz y voto en cada uno de ellos (como lo tuvo con el Banco Santander donde también supera el 5% y es su primer accionista) para sugerir a las gestoras del resto de bancos que se muden a su la plataforma tecnológica. Además, algunas de ellas, ya trabajan con parte de esta herramienta.

BLACKROCK Y LA BANCA

En España, Bankia Asset Management, tiene acceso a parte de la información de esta plataforma desde hace justo un año. En concreto, a los análisis más completos de la industria en materia de riesgos y rentabilidad.

Lo hacen a través de Aladdin Risk, desde donde los gestores de Bankia AM pueden abordar la coyuntura de mercado más compleja y, en última instancia, atender mejor las necesidades de los inversores. Pues con esta herramienta “se puede generar valor en todas las fases del ciclo de inversión”, incluso se pueden monitorizar “más de 2.000 factores de riesgo al día”, tal y como comentaba el responsable de BlackRock para España y Portugal, Aitor Jáuregui, el día que firmaron el acuerdo.

Fuera de nuestro país, la filial de servicios de custodia del grupo BNP, y BlackRock también han firmado una alianza estratégica a través de la plataforma tecnológica Aladdin Provider para prestar soluciones integradas para la gestión de inversiones a clientes que tengan en común. Es decir, los planes de BlackRock pasan por mejorar la gestión de las gestoras de los bancos donde tiene representación.