Samsung
Director comercial de Samsung, Eduardo Rodríguez

Samsung Electronics espera registrar un beneficio operativo de 6,5 billones de wones (4.924 millones de euros) en el segundo trimestre de 2019. Unos resultados que, en línea de lo que sucedió de enero a marzo, dejan un retroceso del 56,3% respecto al mismo periodo del pasado año, según ha explicado el fabricante surcoreano.

El gigante de Suwon, que presentará sus cuentas del segundo trimestre el próximo 31 de julio, adelantó que sus ventas del periodo comprendido entre marzo y junio de 2019 sumaron 56 billones de wones (42.427 millones de euros), cifra que representa una caída anual del 4,2%.

Analistas consultados por la agencia surcoreana Yonhap indicaron que un exceso en la oferta de chips de memorias DRAM y flash NAND, que representan más de dos tercios de las ventas de Samsung, redujo su rentabilidad, algo que podría extenderse al segundo semestre de 2019 por el veto de Washington sobre Huawei, un cliente principal de chips de memoria de Samsung.

LAS VENTAS TAMBIÉN CAEN

En los tres primeros meses de 2019, Samsung Electronics obtuvo un beneficio operativo de 6,23 billones de wones (4.719 millones de euros), un 60,2% menos que un año antes, mientras que sus ventas alcanzaron los 52,39 billones de wones (39.687 millones de euros), un 13,5% menos.

Las acciones de Samsung Electronics concluyeron la sesión en la Bolsa de Seúl con un retroceso del 0,76%, después de haber llegado a bajar durante la jornada hasta un 1,6%.

El fabricante surcoreano tiene previsto presentar el nuevo integrante de su familia de ‘smartphones’ Galaxy Note el próximo 7 de agosto en Nueva York (Estados Unidos).