gestion finanzas negocio

Si tienes un negocio seguro que hacer las tareas de contabilidad no es precisamente lo que más te gusta. Sin embargo, llevar al día las entradas y salidas del dinero es básico para el buen funcionamiento de tu proyecto, así siempre sabrás si tienes dinero líquido suficiente y te resultará más sencillo estar al día con tus obligaciones tributarias.

Hay muchas formas de gestionar la contabilidad. Si es demasiado compleja, no tienes nada de tiempo para ella, o no sabes cómo hacerlo, lo mejor es dejarla en manos de un asesor profesional. En caso de que optes por hacer la gestión tú mismo tienes varias opciones para ello. Desde la clásica hoja de Excel a software de última generación. Escojas el modo que escojas, lo importante es que tus cuentas estén siempre al día. Mira todos los beneficios que puedes obtener.

Una contabilidad actualizada permite obtener beneficios a nivel fiscal

No es que vayas a tributar menos por el mero hecho de hacer una buena gestión contable de tu negocio, pero si tienes todos los datos actualizados sí vas a poder tomar decisiones que te ayuden a que el cierre del trimestre sea lo más beneficioso posible para ti.

Por ejemplo, si acabas de prestar un servicio de precio elevado a finales del mes que pone fin al trimestre, si echas un vistazo a tu contabilidad y ves que vas a tener que pagar mucho IVA, puedes optar por facturar ese trabajo a principios del trimestre siguiente.

Lo mismo con los gastos. Si revisando los datos contables ves que estás teniendo muchos ingresos y pocos gastos en el trimestre, quizá sea buen momento para adelantar esa compra de material que ibas a hacer para tu negocio, así equilibras la balanza y pagas menos impuestos.

Una contabilidad puesta al día te permite saber en todo momento cuánto vas a tener que tributar y esto te permite realizar ajustes totalmente legales y además muy sencillos de llevar a la práctica para conseguir beneficios a nivel fiscal.

contabilidad actualizada

Evitas tener deudas pendientes

El nivel de morosidad de los autónomos es más alto de lo que debería, y muchas veces no se debe a que no paguen porque no quieren, sino a otros factores que pueden estar relacionados con una mala gestión contable.

No son ni uno ni dos los profesionales que se han dado cuenta de que tienen una deuda pendiente porque se les ha pasado totalmente una factura. La han traspapelado y no la han puesto en la contabilidad, así que tampoco la han pagado.

En los casos más graves esto puede llevar aparejada una reclamación por parte del proveedor del bien o el servicio e incluso el pago de unos intereses. Y, aunque no se apliquen intereses, dejar una factura sin pagar transmite una muy mala imagen del profesional, lo que puede afectar a su reputación.

La cosa todavía puede ser peor si el pago que ha quedado pendiente es con Hacienda o con la Seguridad Social. Desde la primera reclamación estas entidades exigen el pago de la deuda pendiente más los intereses correspondientes, por lo que no llevar la contabilidad al día te puede acarrear el pago de una cantidad mayor de la que originariamente debías. Por tanto, si gestionas bien tu contabilidad al final estás ahorrando.

Una contabilidad actualizada te evita impagos

De igual manera que evitas dejar facturas sin pagar, una buena gestión contable reduce el riesgo de que se te escape alguna factura emitida a un cliente y te quedes sin cobrarla.

Las estadísticas señalan que uno de cada tres autónomos tiene facturas pendientes de cobro. Dado que no es extraño que un cliente se retrase en el pago, conviene que seas tú el encargado de revisar que todo está en orden.

Si llevas bien tu contabilidad podrás saber inmediatamente que facturas están pagadas, cuales están pendientes pero dentro de plazo y cuáles ha pasado ya su fecha de vencimiento de pago y siguen pendientes. Esta información te permitirá iniciar el proceso de reclamación lo antes posible, porque cuanto más lo postergues más posibilidades tienes de no cobrar.

gestionar bien la contabilidad

Te ayuda a tomar decisiones sobre tu negocio

A través de tu contabilidad puedes ver lo que le facturas a cada cliente y cómo es la dinámica de pago del mismo, y esto te puede ayudar a tomar decisiones estratégicas. Te permitirá saber si ha llegado el momento de dejar de trabajar con un cliente al que siempre le tienes que estar reclamando el pago de las facturas o con uno al que le facturas muy poco pero da mucho trabajo. También si es interesante ofrecer alguna promoción a clientes que son buenos pagadores para aumentar el volumen de facturación.

Por otro lado, la contabilidad te ayuda a tomar decisiones estratégicas en cuando a reducción de gastos. Analizándola puedes ver si estás gastando demasiado en servicios a los que realmente no les das uso o si ha llegado el momento de buscar una tarifa para el móvil que sea más barata.

Reduces los niveles de estrés

Como autónomo ya sabes que estás obligado a presentar autoliquidaciones de IVA e IRPF al final de cada trimestre. Si no has ido actualizando tu contabilidad poco a poco tendrás que hacerlo en el último momento, una vez que el tiempo se te ha echado encima.

El resultado de esto es que aumentan muchísimo tus niveles de estrés, no rindes bien en tu trabajo y además existe un mayor riesgo de que cometas errores en los datos, lo que podría dar lugar a una sanción por parte de Hacienda.

finanzas del autonomo

Una contabilidad actualizada hace que la labor de tu gestor sea más efectiva

Si has decidido dejar las cuestiones económicas y fiscales en manos de un especialista, le facilitarás mucho la tarea si mantienes tu contabilidad lo más actualizada posible. Podrá presentar la liquidación de impuestos con más tiempo, lo que le permitirá evaluar más detenidamente los datos y buscar fórmulas de tributación que te beneficien

Al poder dedicar más tiempo cometerá menos errores y te podrá dar un mejor servicio. Esto es beneficioso para él, pero sobre todo para ti, que obtienes un servicio de mejor calidad y mucho más eficiente.