BBVA Velázquez
Imagen de las obras que realiza BBVA en la sucursal de la calle Velázquez esquina con Goya.

Las obras siguen su curso en la nueva oficina que estrenará BBVA en la esquina entre las madrileñas calles de Goya y Velázquez, en pleno corazón comercial y financiero de la capital, mientras la red nacional mengua.

La renovada sucursal de BBVA es una muestra de la transformación que está viviendo el sector financiero en España. Ahí están las oficinas Store de CaixaBank o, sin ir más lejos, la que Santander tiene justo enfrente de la que abrirá la entidad vasca en Goya con Velázquez o la de Banca March en el número 26 de la famosa calle madrileña que recuerda al pintor sevillano.

La política en los principales bancos nacionales es la misma a este respecto: reducir la red de oficinas en las grandes urbes y concentrarlas en sucursales más grandes, eficientes, experienciales y con un trato personalizado para los clientes.

En el caso de BBVA, la entidad presidida por Carlos Torres cerró el segundo trimestre del año con 107 oficinas menos en España. Pasó de 2.840 sucursales el 31 de diciembre de 2018 a 2.733 el 31 de junio de 2018. Una reducción del 3,76%, tal y como indica el informe del 2T 2019. La tendencia bajista es clara. El banco de origen vasco ha menguado su red nacional en 148 unidades desde el segundo trimestre de 2018. Un ritmo aproximado de 50 oficinas por semestre.

BBVA oficinas
Fuente: Informe Trimestral 2T 2019 BBVA.

LA OFICINA DE BBVA EN VELÁZQUEZ

El local dispone de 1.600 m2 con dos zonas diferenciadas (la de gestión y la de caja) en las que el banco pretende que sus clientes se sientan acompañados y tengan una experiencia única desde que entran. Contará con nueva imagen y las instalaciones tecnológicas más innovadoras, según explica el banco. Por ejemplo, wifi para clientes y empleados, portátil para los trabajadores y cita previa. Este nuevo espacio albergará a más de 50 trabajadores.

En cuanto al equipamiento, tendrá cuatro cajeros automáticos de última generación para realizar toda la actividad bancaria diaria, tanto ingresos y retiradas de efectivo, así como operaciones sobre recibos, transferencias, recargas móviles o consultas.

Una muestra del trato diferencial que quiere dar BBVA a sus clientes son las quince salas de reuniones en la sucursal para realizar gestiones personales. Además, están instalando salas informales para aquellas gestiones que requieran menos privacidad y un gestor de bienvenida para que el cliente se sienta acompañado desde su entrada.

Otro de los cambios importantes con respecto a las sucursales tradicionales, en el diseño del espacio, es la creación de una zona independiente y no accesible al cliente. En ella podrán trabajar y compartir un área tanto el equipo de BBVA Contigo (remoto) como el de Banca Privada, Banca Personal y Pymes. Esta forma de trabajar es valorada muy positivamente por el empleado, fomenta el trabajo colaborativo y permite dar al cliente un servicio de alta calidad, ya que se aúnan todos los canales y perspectivas de su perfil, según han explicado fuentes internas a MERCA2.

Como no podía ser de otra manera, el cuidado de la eficiencia y sostenibilidad estarán presentes en la nueva sucursal. Desde la concepción del proyecto, BBVA implementó diferentes estrategias de sostenibilidad en su diseño y construcción para generar un impacto positivo en el entorno. Son espacios con sistemas de Eficiencia Energética, sin archivos ni papeleras con el objetivo de avanzar hacia espacios sin papel y con una recogida selectiva de residuos.

UN NUEVO CONCEPTO DE OFICINA PARA BBVA

Este avance va más allá de las reformas en los espacios físicos. En estos nuevos espacios, según la entidad presidida por Carlos Torres, “se integran de manera natural los distintos canales (presencial, remoto y digital) con los que nuestros clientes se relacionan con nosotros, sin renunciar al trato humano y especializado cuando lo necesite”.

Se trata de espacios con más gestores y más especializados. Entornos más abiertos, transparentes y tecnológicos como los que tiene en La Vela, su premiada sede en Las Tablas (Madrid). Lo que hacemos ahora es llevar esa forma de trabajar a la forma con la que nos relacionamos con el cliente, con un nuevo modelo de distribución cuyo rasgo diferencial es que el cliente podrá relacionarse con su gestor, con una experiencia única, utilice el canal que utilice.

Los clientes utilizan cada vez más los canales digitales y remotos, a la vez que demandan mayor especialización en servicios financieros. Tal y como explican desde BBVA, “el banco tiene que estar donde está su cliente, y con las mismas prestaciones y nivel de atención bien en la oficina, en el cajero, en internet, a través del gestor de la oficina, de la banca móvil o en la banca telefónica”. De esta manera facilita que “los clientes realicen en los canales digitales las transacciones e incluso las contrataciones de productos que requieran y siempre con la posibilidad de disponer de un gestor presencial que pueda acompañar al cliente en la toma de sus decisiones financieras”.

Comentarios de Facebook