BBVA
Antes de iniciar la junta

El entramado financiero ha dado un giro definitivo. Las fintech, empresas bancarias que operan de forma exclusivamente digital, son una realidad de negocio, tanto en el segmento de empresas como en el comercial. Por eso, no es de extrañar que el presidente de BBVA las tenga tan presentes en cada comparecencia pública.

Así, el máximo responsable de la entidad, Francisco González, cree que la irrupción de nuevos competidores hasta ahora ajenos al mundo financiero es “una gran oportunidad” para el sector y no una amenaza, como consideran muchos, aunque reconoce que la competencia será “muy dura”.

En su opinión, la inmensa mayoría de los bancos actuales desaparecerán, y las entidades que sobrevivan tendrán que competir con algunas fintech y los grandes de la red, ha vaticinado durante su discurso en la junta de accionistas.

El oligopolio bancario hinca la rodilla: las fintech ya escapan a su control

La banca tradicional se ha visto obligada a cooperar con las fintech para mantener a flote gran parte de su negocio, tras verse superadas por ellas

No obstante, estas palabras, que parecen más bien articuladas sobre clichés ya expresados, no son óbice para que el presidente del banco, que tiene previsto ceder el testigo antes de octubre de 2019, siga confiando en “un futuro brillante” para BBVA.

Sin miedo digital ni real en BBVA

Por otra parte, también ha habido tiempo para hablar sobre el futuro de la compañía. Así, el consejero delegado, Carlos Torres Vila, ha afirmado que la entidad tiene “perspectivas muy buenas” para todas las geografías en las que trabaja de cara a 2018, un año en el que el banco volverá a tener “muy buenos crecimientos”.

Eso se aplica en muchas regiones, y es que, tal y como expone el CEO de la entidad financiera, “las perspectivas son muy buenas en todas las geografías en las que trabajamos y, aunque lógicamente tenemos incertidumbres en algunas de ellas, estamos ante un año en el que volveremos a tener buenos crecimientos”.

En concreto, en España la entidad llegará “al final del proceso de desapalancamiento”, lo que permitirá a BBVA “retomar el crecimiento de los ingresos recurrentes”, así como mejorar la eficiencia con control en los costes y continuar con “sólidos” indicadores de riesgo.

Para Torres, 2017 ha sido “un gran año para BBVA”, en el que “las ventas digitales han sido cruciales para impulsar las ventas totales”, dado que estas aumentaron un 31% gracias a un crecimiento del 120% en canales digitales y del 13% en el resto.

Comentarios