BBVA Bancomer, la filial mexicana del grupo BBVA, ha llegado a un acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) del país azteca mediante el pago de 3.200 millones de pesos mexicanos (unos 126 millones de euros) para zanjar un problema relacionado con el Impuesto sobre la Renta relativo a ejercicios pasados.

El banco realizó un primer pago de 2.200 millones de pesos mexicanos (unos 86,7 millones de euros) el pasado mes de marzo, mientras que los 1.000 millones restantes (unos 39,4 millones de euros) se abonarán este mismo jueves.

Se espera que el impacto en los resultados de este segundo pago, que se anotará en las próximas cuentas, sea inmaterial tras la aplicación de provisiones, compensaciones y otros efectos fiscales.

El Gobierno mexicano solicitaba a BBVA Bancomer que saldara sus obligaciones fiscales correspondientes a los ejercicios comprendidos entre 2006 y 2008, y entre 2012 y 2015.

Con este acuerdo, el banco pone fin a esta cuestión y permite que se agilice la recaudación de recursos por parte de la Administración Pública mexicana en un momento en el que el país atraviesa una difícil situación económica tras la expansión del coronavirus.

En un comunicado, BBVA Bancomer ha asegurado que “seguirá siendo un contribuyente responsable y transparente como lo ha sido hasta el momento”.

Comentarios de Facebook