En España coexisten una treintena de fondos con un patrimonio superior a los 1.000 millones de euros, algunos de ellos (incluidos los más grandes y más vendidos por las grandes entidades bancarias) cerraron el 2018 con problema de rentabilidad acumulada en los últimos años. Aunque el mal hacer a finales del año pasado se ha ido recuperando en lo que va de 2019, de tal manera, que muchos de los que estaban en rojo han vuelto al positivo e incluso alguno es capaz de ganar a la inflación, aunque no es la tónica habitual.

El más popular del sector, el Quality Inversión Qualificada, de BBVA (el mayor fondo de España, con un patrimonio superior a los 10.000 millones), cerró el año pasado con rentabilidad negativa cercana al -0,3% a cinco años, desde entonces el instrumento que canaliza el ahorro de un número muy importante de ahorradores españoles ha conseguido darse la vuelta hasta presentar un verde inmaculado. En concreto, ahora ofrece una revalorización en el lustro del 1,04% (por encima de la media del sector), gracias a que en los últimos seis meses ha avanzado un 2,67%.

En cuanto a uno de los que peor lo hacía, Unifond Conservador (con un patrimonio cercano a los 1.000 millones) también ha conseguido dar la vuelta a la situación gracias al buen arranque de 2019. De hecho, el fondo gestionado por Unigest ha pasado de perder cerca de un 0,6% a anotarse la misma cantidad, pero en verde. Al igual que el Quality Inversión de BBVA se ha beneficiado de las caídas de precio de la renta fija y se apunta en los últimos seis meses un 1,71%. Además, dicha revalorización en este año le permite acumular unas ganancias totales del 5,7%, casi cuatro veces más que sus pares, en la última década.

Cobas, AzValor y Bestinver sin diferencias salvo en sueldos y comisiones

El próximo mes de septiembre, fue a finales, se cumplirá un lustro de una de las rupturas más sonadas del mundo de...

Al igual que con Unifond o el Quality de BBVA le ha ocurrido a otro de los más importantes del país, ya que Mi Fondo Santander Patrimonio (que cuenta con cerca de 2.500 millones bajo gestión) ha tenido una evolución, entre enero y julio, de presentar una rentabilidad del -0,25% a revalorizarse un 0,95% a cinco años, gracias al +4,12% que ha sumado en este comienzo de año. También Ibercaja BP Renta Fija ha conseguido volver al verde, en concreto, el instrumento de ahorro de la firma aragonesa muestra una escueta ganancia del 0,11% en los últimos cinco años. En positivo, asimismo, figuran Kutxabank RF Carteras (+0,11%) o el mayor fondo de Bankia, Bankia Evolución Prudente, que se alza, respecto a cinco años, un 0,57%.

Aun así, no todo son buenas noticias para los conocidos como súper ventas de la banca, ya que algunos de ellos no han logrado plasmar el buen hacer del mercado y continúan en negativo. En concreto, el monetario de Caixabank, Caixabank Monetario Rendimiento Estándar, que posee un patrimonio de unos 1.700 millones de euros, sigue mostrando ligeras pérdidas (cae un 0,22% en los últimos cinco años), a pesar de que tanto en el primero como en el segundo trimestre del año muestra rentabilidades positivas.

La buena evolución que han tenido dichos fondos, con especial mención para el gigante del Santander que es de los mejores en rendimiento en lo que va de año, se debe a las últimas intervenciones en política monetaria que ha llevado a cabo el Banco Central Europeo, ya que la decisión de retrasar la subida de tipos y abrir la puerta a más inyecciones de capital ha tumbado los tipos de la deuda pública provocando una revalorización de los bonos. La clave está en que este tipo de instrumentos financieros tienen un mayor valor a medida que la rentabilidad que ofrecen cae, obviamente al pagar mayor cupón (interés) su precio es más alto que los actuales. Todo ello, ha posibilitado que estos grandes fondos con millones de ahorradores vuelvan a positivo, dando una pequeña tregua a las grandes entidades.