Banco Santander y BBVA serán los más castigados tras la entrada en vigor, este pasado viernes día 10 de enero, de la nueva Directiva de la Unión Europea (será la quinta) para prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Las nuevas reglas, que se han vuelto más estrictas, suponen un importante coste adicional para todas las entidades en personal y tecnología. A su vez, supone un reto para las firmas financieras para retener a determinados clientes de mucho poder adquisitivo que pueden irse a países con una regulación más laxa, apuntan fuentes financieras. Mientras, que el crecimiento en un entorno más limpio tardará más tiempo en llegar.

La nueva directiva comunitaria, denominada AML5 por sus siglas en inglés, se trata de una renovación de la anterior ley anti blanqueo de capitales (AML4) que introdujo los controles sobre el cliente, la creación de registros centrales de beneficiarios efectivos y amplió el alcance de los controles en las filiales extranjeras. La AML5 busca dotar de mayor vigor la lucha no solo contra el blanqueo, sino también para que ese dinero no pueda servir para financiar al terrorismo.

Las nuevas exigencias serán mayores costes para las entidades europeas, en especial, para las grandes. Al fin y al cabo, a más clientes y más diversidad geográfica mayor inversión se necesita para cumplir y ésta se incrementa a medida que se vuelve más restrictiva. Así, al igual que la AML5 ha supuesto un encarecimiento respecto de AML4, AMN Amro gastó alrededor de 200 millones de euros para fortalecer sus operaciones entre 2018 y 2019, se espera que también ocurra con la próxima, que seras la sexta, que entrará en vigor en 2021 y en la que los bancos ya deberían estar trabajando. El gasto podría superar los 500 millones en los próximos años, según las cifras que da la consultora Hyperion de las que Bloomberg se hace eco.

Los 500 millones que se estiman para las grandes entidades supone un crecimiento importante para las firmas bancarias. Así, por ejemplo, una de las más grandes e internacionales, Deutsche Bank, reconoce que “en los últimos tres años hemos invertido (a nivel global) más de 300 millones de euros en tecnología para nuestro departamento para nuestro departamento de Prevención de Blanqueo, y hemos introducido estándares más estrictos de políticas de conocimiento de clientes (KYC) a nivel global”. Además, de aumentar con fuerza el número de efectivos en este campo.

En el caso de la banca española, Banco Santander y BBVA lideran los costes para cumplir con la nueva regulación dado su tamaño. El último informe anual de la entidad cántabra señala que recibió hasta 289 denuncias, la segunda que más junto al Fraude, de ‘Blanqueo de capitales y financiación de terrorismo y sanciones’. La firma que preside Ana Botín también explica que a lo largo del 2018 se revisaron 169 filiales con 208.410 expedientes de investigación. Para ello, “el Grupo dispone de planes de formación tanto a nivel local como corporativo, con objetivo de cubrir la totalidad de empleados”, señala.

El banco bilbaíno ha sido más lento en su adopción. Así, señala que utiliza “un modelo que toma en consideración las regulaciones de las jurisdicciones en las que BBVA está presente”. Lo anterior, señala que en aquellos países con una regulación más laxa no toma las mismas medidas, lo que ahora va en contra de la normativa, puesto que también se ha empezado a investigar las relaciones con clientes o empresas en terceros países.

De hecho, en México o Turquía todavía está lejos de lo exigido en España: “Durante el 2018, BBVA continuó con el despliegue de la herramienta de monitorización en Turquía y México, ya implantada en España”. En dicho año, la entidad gestionó 144.576 expedientes de investigación que dieron lugar a 66.636 comunicaciones de operaciones sospechosas remitidas a las autoridades correspondientes en cada país.

NUEVA REGULACIÓN QUE CONTEMPLAN PENAS DE CÁRCEL

Hasta ahora, la regulación en materia de lavado de dinero se había mantenido en segundo plano dados los relativamente pequeños costes que tenía su incumplimiento. Una situación que cambia drásticamente después del escándalo del Danske Bank, junto con otras entidades nórdicas, que tienen en marcha una investigación por valor de más de 200.000 millones de euros. Además, Deutsche Bank y Standard Chartered han sido multados recientemente en Reino Unido por este mismo tema.

Aunque, el problema para las entidades europeas, en especial, para las más grandes no acaba con el cumplimiento de la directiva recientemente aprobada, sino que van a más. Así, el cambio realmente importante llegará con la sexta renovación (AML6) que llegará en 2021 que busca cerrar las lagunas de la AML5. Con ella, se incrementan los castigos y se impone la responsabilidad penal, con penas de hasta cinco años de prisión, dejando atrás las multas simbólicas. Lo anterior, aumenta directamente el riesgo de incumplimiento al afectar a las entidades a través de litigios que afecten a su reputación.  

Comentarios de Facebook