La inmobiliaria de lujo Barnes Madrid traslada su sede y se decanta por la zona más prime de Madrid capital, el barrio de Salamanca. Así, estrena nuevas oficinas a escasos metros de la que hasta ahora era su base de operaciones en la capital. El nuevo establecimiento cuenta con una superficie de 220m2 y está ubicado en el número 15 de la calle Velázquez.

La nueva oficina pretende ser un oasis inmobiliario de diseño, confort y exclusividad en plena ‘Milla de Oro’, en la que podrá conocer las últimas novedades inmobiliarias y donde se podrá recibir un asesoramiento personalizado por parte del equipo de consultores de Barnes.

Por otro lado, la firma de lujo presentará a finales de año su nuevo departamento de decoración, reformas y mobiliario: Barnes Interiors. La inmobiliaria ofrecerá a sus clientes un servicio integral de reformas, decoración, renovaciones y mobiliario para que disponga de total asesoramiento en todo momento y pueda empezar a disfrutar de su nueva vivienda cuanto antes.

Además, la firma comercializará una línea de muebles contemporáneos y de alta calidad que tendrá disponible en sus oficinas a modo de showroom para que el comprador pueda realizar in situ su propia selección de muebles de diseño que mejor se adapte a su presupuesto, sus necesidades y a las características de su nuevo hogar.

Christophe Chevallier, director de Barnes Madrid, asegura que se trata de “un espacio que es un ‘all-in-one’: oficina, punto de encuentro, escaparate del ‘universo BARNES’ y showroom al mismo tiempo”. El directivo destaca que el cambio responde a la intención “de modernización de la agencia y va ligado a nuestra propuesta de valor de marca y el dar al cliente el máximo confort y tranquilidad desde la primera vez que entra en contacto con el mercado inmobiliario”.

El nuevo espacio de trabajo se ha adaptado a las nuevas necesidades y tendencias del retail, potenciando la experiencia inmobiliaria del cliente y siendo a su vez un punto de encuentro entre la oferta y la demanda del mercado residencial de lujo de Madrid. Además, cumple con las medidas de seguridad necesarias para la prevención de contagios por coronavirus tanto en la atención a clientes como entre trabajadores, quienes en estos momentos trabajan de manera semipresencial en un espacio amplio que cumple los requisitos higiene y de distancia entre personas, alternando las visitas a inmuebles con trabajo de oficina y desde casa.