María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter.

Bankinter lo ha vuelto a hacer. El éxito publicitario, “el dinero no es dinero”, que inundó durante los meses más duros de esta pandemia las cadenas de televisión (sobre todo en prime time) además de las redes sociales, ha llevado a la entidad a lanzar una segunda versión que ha emocionado a los españoles de nuevo. Y lo hace en un momento en el que los rebrotes de covid-19 vuelven a ser la noticia que abre informativos de televisión y radio. Por ello, el spot quiere rendir homenaje esta vez a todas las personas “que luchan cada día por superar los efectos de la pandemia”, según explica en banco.

Pero la nueva campaña trae de la mano una oferta histórica, algo que en ocho años nunca había cambiado: Bankinter ha decidido reducir el nivel de ingresos que se requiere para acceder a sus productos estrella, las cuentas remuneradas. No es casualidad y son muchas las razones. El sector financiero trata de hacer frente a una crisis económica sin precedentes, que deriva de una crisis sanitaria, y que ha llevado a la banca española a acelerar el proceso de consolidación que el BCE urgía a toda la banca europea.

CaixaBank y Bankia han dado los primeros pasos, mantienen conversaciones para fusionarse y sus consejos de administración se reúnen este jueves (en teoría) para anunciar el “sí, quiero”. Los grandes bancos de inversión apuntan a que Sabadell trata de hacer lo propio y, de hecho, ha contratado a Goldman Sachs para explorar opciones. Algunos lo casan con BBVA, otros con Abanca… pero Bankinter no suele aparecer en las quinielas. También estos bancos apuntan a que el Santander tiene la vista puesta en Europa. 

La consejera delegada de la entidad, María Dolores Dancausa, ha dejado claro en todas sus intervenciones que el futuro de Bankinter no pasa por una fusión, pues están centrados en hacer rentable EVO y Avantcard, dos negocios que se incorporaron al grupo el año pasado. “El banco no quiere ni comprar, ni que les compre nadie”. Pero estas palabras llegaban antes de conocerse la unión de los dos bancos que crearán un gigante en nóminas, hipotecas y créditos. 

BANKINTER IRRUMPE

En este contexto, la entidad ha decidido lanzar una ofensiva: bajar de 1.000 a 800 euros el nivel de ingresos requeridos para acceder a las ventajas que tienen sus cuentas remuneradas. Es decir, están dispuestos a perder 200 euros por cliente, a cambio de captar más. Y lo hace porque lo necesita, pero también porque puede. Bankinter fue el banco que menos sufrió en la crisis y es el más rentable. Además, supone una oportunidad de ganar cuota de mercado porque muchos clientes van a naufragar si no quieren estar dentro del nuevo Caixa-Bankia. Pero sobre todo, porque las cuentas remuneradas de Bankinter son todo un éxito. Cada año crecen más de un 20% y con las nuevas condiciones puede hacerlo aún más. 

En marzo de 2011, Bankinter empezó a comercializar “una nueva cuenta nómina” que tenía un gran atractivo: remuneraba el 4% TAE durante el primer año y el 3% TAE en el segundo año. El saldo máximo a remunerar se estableció en 5.000 euros y la campaña se dirigió a quienes no eran clientes y optasen por abrir una cuenta, domiciliando una nómina de más de 1.000 euros. Un año después, el banco cambió las condiciones. En enero de 2012 optó por elevar al 5% la rentabilidad de su cuenta nómina el primer año y bajar al 2% la del segundo. 

Según sus cuentas, Bankinter captó de 2012 a 2013 un 53% más de nóminas. Pasando de 14.800 a más de 22.600. Un proceso que se mantuvo al año siguiente, pues a cierre de 2014 ya eran más de 32.000 nóminas las que había en el banco. 

La entidad que preside Pedro Guerrero tomó una decisión, no modificar las condiciones de estas cuentas remuneradas (que no incluyen solo nóminas, pues lo que se tiene en cuenta es el nivel de ingreso mensual aunque proceda de la pensión, o el cliente sea autónomo). Su estrategia le ha llevado a fidelizar a miles de clientes, si bien, han sido de los pocos que han conservado este producto. El resto de bancos fue dejando de ofrecer sus cuentas remuneradas. El Banco Santander, por ejemplo, dejó caer la Cuenta 1|2|3 en octubre del año pasado, cuando anunció que a partir de 2020 dejaría de remunerar los saldos de sus clientes.

11.000 MILLONES EN 6 AÑOS

Los datos recogidos por MERCA2 muestran el fuerte crecimiento de la cuenta nómina de Bankinter, que al cierre de junio alcanzó los 11.431 millones de euros de saldo total de sus clientes, y esto es casi cuatro veces más que hace seis años.

Cartera de cuentas nómina de Bankinter a cierre de junio de 2020

La tendencia es alcista y 2020 no ha sido una excepción, pues Bankinter ha captado entre enero y junio casi 1.000 millones en cuentas nómina. Y en 2019 más de 2.100 millones de euros. El incremento anual es siempre superior al 20%.

Además de estar dispuesto a sacrificar 200 euros por cada nueva cuenta, el banco también ha introducido otra novedad. Y es que si hasta ahora, esta promoción era para nuevos clientes, desde este mes también está disponible para los que ya son clientes del banco y quieran abrirse una Cuenta Nómina, una Cuenta Profesional para autónomos, una Cuenta No-Nómina o una Cuenta Pensión.

Todas estas cuentas, tienen además “otras ventajas” según explica la entidad. Y es que no tienen comisión de mantenimiento, ni costes por realizar transferencias nacionales a través de la página web. Además, la tarjeta de crédito o débito asociada a la cuenta es gratuita durante el tiempo que el cliente mantenga domiciliada su nómina en el banco y se puede sacar dinero gratis en más de 14.000 cajeros. A cambio, para poder contratarla se debe ingresar un mínimo de 800 euros al mes (nómina, pensión…) y domiciliar tres recibos. 

SIN MIEDO AL GIGANTE 

El gigante Bankia-Caixa se haría con casi el 40% de los sueldos en España. La entidad que preside Jordi Gual ha conseguido que la domiciliación de nóminas sea el centro de su estrategia comercial. De hecho, era el líder por cuota de mercado a cierre de junio. Según sus cuentas, un 27,5% de todas las nóminas de España estaban en su banco. La cifra es casi la misma que la de sus dos mayores competidores (BBVA y Santander) juntos.

CaixaBank consiguió 750.000 nuevas nóminas el año pasado, hasta superar los 4 millones. Y a cierre del primer semestre habían captado otras 60.000 nóminas nuevas. Bankia no facilita la cuota de mercado en nóminas, pero según sus cuentas, a cierre de 2019 los ingresos domiciliados habían aumentado en 190.000 respecto a diciembre de 2017. Esto implica que, de media, cada año suma 95.000. 

Pero Bankinter no teme al gigante, y ha dado un paso más rebajando el interés de sus hipotecas a tipo fijo al nivel más bajo de la historia de la entidad. Si bien, un 55% de la nueva producción hipotecaria del banco en el primer semestre se contrató bajo eta modalidad.

Los nuevos precios son para los clientes que combinen la hipoteca con la contratación de un paquete de productos: contratación de Cuenta Nómina, Cuenta Profesional o Cuenta No-Nómina, contratación de un seguro de vida por el 100% del importe del préstamo, un seguro de hogar y un plan de pensiones o EPSV con Bankinter Seguros de Vida.

La bajada más agresiva está en los plazos más demandados por los clientes, especialmente el de 20 años, cuyo precio se sitúa en el 1,55% TIN, frente al 1,69% anterior. En el plazo a 25 años se ha aplicado una bajada similar de 14 puntos básicos, hasta el 1,60%, y el de 30 años se ha reducido hasta el 1,70%, desde el 1,79% anterior.

Comentarios de Facebook