María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter
María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter

Bankinter registró un beneficio neto de 109,1 millones de euros en el primer semestre de este año, lo que supone un descenso del 64,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido a las provisiones extraordinarias de 192,5 millones de euros para afrontar el cambio de escenario macroeconómico y por la ausencia de los extraordinarios de 2019, según ha informado el grupo al supervisor de los mercados.

El resultado antes de impuestos de la actividad bancaria, que se muestra separada de Línea Directa Aseguradora, se saldó con 61,8 millones de euros, un 82,1% menos que en el primer semestre de 2019, como consecuencia de dichas provisiones.

En concreto, estas provisiones, que son específicas por la pandemia y que, como tales, según explica el banco, tienen un efecto puntual, suman en el semestre un total de 192,5 millones de euros y han sido calculadas según el escenario central que plantea el Banco de España a tres años.

Sin tener en cuenta dichas provisiones ni el extraordinario que la entidad se anotó el año pasado por efecto de la compra de EVO, el resultado de la actividad bancaria es un 11,6% inferior sobre la misma cifra al 30 de junio de 2019, hasta alcanzar los 254,3 millones de euros. Por su parte, el resultado antes de impuestos de Línea Directa alcanza los 78,5 millones de euros.

El grupo ha destacado que cierra el primer semestre de este año mostrando, por un lado, la fortaleza de un modelo de negocio que alcanza cifras de ingresos récord pese a las dificultades provocadas por el coronavirus, y al mismo tiempo, un “máximo nivel de prudencia” que trata de anticipar, con “elevadas” provisiones, el impacto económico de la pandemia.

En cuanto a los principales ratios, Bankinter ha resaltado que refuerza la solvencia con respecto a anteriores trimestres, hasta situar la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ en el 11,8%, 1.400 millones de euros por encima del requerimiento mínimo del Banco Central Europeo (BCE).

Por su parte, según el banco, esas mayores provisiones que impactan sobre el beneficio tienen a su vez efecto sobre la rentabilidad sobre recursos propios, ROE, si bien esta se mantiene “en puestos de liderazgo sectorial”, con un 7,56%.

Asimismo, Bankinter subraya que ha mejorado su posición en términos de calidad de activos, situando la ratio de morosidad al cierre del semestre en el 2,50%, frente al 2,71% de hace un año o al 2,58% del pasado trimestre, con un índice de cobertura del 58,64% frente al 51,10% de hace un año.

BANKINTER CRECE

“Los márgenes de la cuenta al cierre del primer semestre crecen de una forma muy significativa y son fiel reflejo de que la actividad de negocio se mantiene a un nivel muy alto, con un volumen de ingresos récord a pesar de las dificultades del entorno”, ha afirmado la entidad.

En concreto, el margen de intereses alcanzó los 612,4 millones de euros, un 10,1% más que a la misma fecha de 2019, pese a la persistente situación de bajos tipos de interés.

Asimismo, el margen bruto sumó un total de 863,2 millones de euros, lo que supone un 7,6% más, con unos ingresos netos por comisiones de 244 millones, un 5,5% más que en el primer semestre de 2019, derivadas sobre todo de negocios de alto valor añadido como la gestión de activos o el negocio de valores, cuya mayor actividad lleva a que sus ingresos por comisiones crezcan un 35% respecto a la misma cifra del año pasado. Las comisiones suponen el 28% del total del margen bruto del banco.

Por su parte, el margen de explotación antes de provisiones concluye el semestre en 469,7 millones de euros, un 9,8% más que hace un año, tras asumir unos costes operativos que crecen un 5,9% al incluirse los gastos relativos al negocio de EVO que no estaban en 2019.

En cuanto a la ratio de eficiencia de la actividad bancaria con amortizaciones, se sitúa en el 47,9%, mejorando en 110 puntos básicos frente a la misma ratio de hace un año.

Por lo que se refiere al balance de Bankinter, los activos totales del grupo alcanzaron a 30 de junio 92.829 millones de euros, un 12,2% más que en el primer semestre de 2019, mientras que el total de la inversión crediticia a clientes llegó hasta los 63.613,2 millones de euros, un 7,4% más.

Sin tener en cuenta la aportación de EVO Banco, el crecimiento de la cartera crediticia en España es del 6,9%, frente a un crecimiento del sector del 2,3% con datos a mayo del Banco de España.

Asimismo, los recursos minoristas de clientes alcanzaron hasta junio los 61.506 millones de euros, un 10% por encima de la misma cifra del año anterior. El crecimiento de esos recursos en España, sin EVO, es de un 11,5%, frente a un 8,5% de crecimiento del sector con datos a mayo.

Comentarios de Facebook