José Sevilla, consejero delegado de Bankia

De los ocho bancos que cotizan en la Bolsa española ya han presentado sus cuentas la mitad. Entre las cifras que se han revelado, impacta el acelerón que ha metido este 2020 Bankia en el mercado hipotecario. De enero a septiembre han firmado un 9,1% más de hipotecas en comparación con el año pasado, hasta los 2.262 millones de euros.

Y además, han cerrado un tercer trimestre histórico, superando los 800 millones de euros. Esto es un 16,3% más que el trimestre anterior y un 30,5% más que en septiembre de 2019. “Estamos sorprendidos”, comentaba este miércoles el consejero delegado de la entidad, José Sevilla, en la presentación de resultados del banco.

En el inicio de la pandemia barajaron una caída del 30% en la formalización de nuevas hipotecas y contra todo pronóstico la situación se ha revertido. Hasta septiembre fue “un mes récord” con una facturación de 323 millones de euros. Con todo, la entidad ha cambiado sus previsiones y espera superar en el último trimestre del año la cifra actual de facturación de hipotecas, pues encuentran “una demanda sólida” de crédito hipotecario y la cuota de nueva producción es del 8%, detallaba el CEO.

NO EN TODOS LOS CASOS

En el caso de Liberbank, los datos también son positivos. Hasta septiembre, la entidad formalizó hipotecas por importe de 1.556 millones de euros, es decir, el saldo aumentó un 7% en los primeros nueve meses del año y su cuota de mercado es del 6,5% (tres veces más de lo que le corresponde por tamaño) según explican.

Sin embargo, esto no está ocurriendo en todo el sector. El Banco Santander ha puesto el foco en reactivar la actividad comercial de hipotecas en España, pues aunque ha crecido un 3% respecto al tercer trimestre del 2019, los niveles de formalización en el conjunto del año son inferiores a los del pasado ejercicio.

Y en el caso de Bankinter, la nueva producción hipotecaria realizada en estos tres trimestres alcanza un valor de 1.938 millones de euros, lo que supone una caída del un 7% frente al mismo periodo del año pasado. Ante este escenario, el banco ha decidido darle una vuelta al negocio.

REBAJA HISTÓRICA

Bankinter ha puesto en macha una “rebaja histórica” en las hipotecas a tipo fijo (que por cierto, están en auge) pues según sus cuentas, el 60% de las nuevas hipotecas de la entidad son de esta modalidad (también en Bankia aumentan hasta el 67%).

Por eso, el banco que preside Pedro Guerrero empezó a aplicar en el mes de septiembre una sustancial rebaja en el tipo de interés de sus hipotecas a tipo fijo para los plazos más largos (15, 20, 25 y 30 años) que son los más solicitados. Esta rebaja es la segunda que hace el banco en un año y sitúa los tipos de interés en el nivel más bajo de la historia de la entidad. Aunque eso sí, solo están disponibles para los clientes que combinen la hipoteca con la contratación de un paquete de productos como una cuenta, un seguro y un plan de pensiones.

Bankinter también está intentando impulsar el negocio hipotecario de EVO Banco y ha lanzado una hipoteca 100% digital. Aunque en su caso, cabe señalar el fuerte impulso que ha tenido en el último año. Las nuevas hipotecas se multiplican por cuatro y su cartera supera ya los 1.000 millones de euros, esto es un 28% más que en septiembre de 2019.

AVALANCHA DE HIPOTECAS A TIPO FIJO

La oferta hipotecaria ha dado un giro de 360 grados en los últimos años, después de los líos judiciales con las hipotecas referenciadas al IRPH (los afectados creen que han pagado durante años cuotas más elevadas que los que estaban hipotecados con el Euríbor) los consumidores prefieren ahora saber de antemano que van a pagar de intereses.

Las hipotecas a tipo fijo están siendo un éxito, incluso con el Euribor en negativo. La volatilidad del índice ya no produce tanta confianza. Pero también influye bastante cómo se venden en las oficinas bancarias, pues la avalancha de ofertas es más que evidente.

El propio consejero delegado de Bankia lo explicaba este miércoles. Cuando un cliente contrata una hipoteca (de media a 25 o 30 años) le genera “más seguridad” saber la cuota fija que va a pagar todos los años y además, “tiene sentido” para aquellos que puedan pagar con más holgura, aseguraba. Sobre todo, porque aun estando el Euribor ahora a la baja, en 6 años puede cambiar el panorama y eso ya no gusta tanto. Pese a todo, recordaba que elegir entre un tipo de hipoteca u otra, “es un debate eterno y permanente, donde los bancos siempre somos sospechosos de ser culpables, digamos lo que digamos”.

Lo que está claro es que el acelerón de Bankia en el mercado hipotecario (que ya cuenta con una cuota de mercado superior al 12%) le acerca, de cara a su fusión con CaixaBank, a las cifras estimadas por ambas entidades, quienes pronosticaron que juntos se harían con un 28% del total de las hipotecas españolas.