Bankia

Los clientes de Bankia tienen que decidir si quieren pagar más comisiones a partir del 23 de febrero. Ese día, la cifra se elevará hasta 168 euros para aquellos que no tengan vinculación. Así informó la entidad a sus clientes hace dos meses, cumpliendo con las normas.

Con esta decisión, la entidad se suma a lo que ya ha hecho el Santander con la Cuenta 1|2|3 o BBVA con la ‘Cuenta Joven BBVA’. Las entidades financieras están adoptando decisiones en esta línea para hacer frente a los tipos de interés.

En el caso de Bankia afectará al programa Por ser Tú y el objetivo es vincular más a los clientes para convertirse en su banco principal. Aunque la filosofía del banco que dirige José Ignacio Goirigolzarri es continuar siendo el banco sin comisiones.

ESTOS SON LOS CAMBIOS

Hasta el momento, teniendo la nómina o pensión domiciliada en Bankia, el cliente se beneficiaba de no pagar nada de comisiones. Ahora con la evolución del plan (que entra en vigor como a finales de febrero) el cliente seguirá sin pagar comisiones, pero se le pide que, además de la nómina, cumpla con uno de estos tres requisitos.

Realizar dos pagos con tarjeta de crédito al mes, tener una póliza de seguro de riesgo (hogar, coche…) de 135 euros al año, o una posición de 30.000 euros en fondos de inversión, planes de pensiones o seguros de ahorro.

Así que, teniendo la nómina y cumpliendo uno de los tres anteriores el cliente continúa pagando 0 euros de comisiones y tiene gratis las tarjetas de crédito y débito.

DE LO CONTRARIO… HASTA 168 EUROS

Por otro lado, si el cliente únicamente tiene la nómina y decide no cumplir ninguna de esas tres opciones, se le aplicaría una tarifa única de 6 euros al mes, válida para todas sus cuentas en Bankia.

Es decir, por 72 euros al año incluyen servicios como la administración y mantenimiento de cuenta, el ingreso de cheques, las transferencias ordinarias en canales digitales, el reintegro en cajeros propios, 4 reintegros al mes en cajeros con acuerdo o tarjetas de crédito.

Además, también cuenta con un gestor personal, el servicio de Conecta con tu Experto, la red de oficinas o los cajeros durante 24H/365 días.

Y en el caso de aquellos usuarios que ni siquiera domicilien la nómina o pensión y simplemente tengan una cuenta abierta en la entidad, se les cobrará unos 14 euros al me, esto son 168 euros al año.

UN REFLEJO DE SANTANDER Y BBVA

Esto no es nuevo, podría decirse que se ha puesto de moda. El Santander ha hecho lo propio con la Cuenta 1|2|3, “su producto estrella”. Hasta tal punto que ya ni se comercializa, ni aparece entre sus productos.

Esta cuenta se caracterizó por devolver parte del importe de los recibos domiciliados y, además, remunerar con acciones de la entidad al contratar o usar productos como tarjetas o seguros.

Pero en 2017, el banco elevó el coste anual de la tarjeta y redujo el saldo máximo a remunerar. En abril de 2018 volvió a reducirlo y finalmente la entidad anunció en octubre de este año que a partir de 2020 dejarán de remunerar los saldos y los recibos de sus clientes

En la misma línea, BBVA ha decidido alargar la lista de condiciones que los clientes del banco deberán cumplir para estar exentos de comisión en ciertos servicios, requiriendo un mayor grado de vinculación.

Los clientes que no quieran cumplir los nuevos requisitos (tenían para decidirlo hasta el 15 de diciembre) pagarán más comisión por el servicio de mantenimiento de cuenta. La cifra se ha elevado desde los 60 a los 100 euros al año.