Onur Genç, consejero delegado de BBVA.

El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España han dejado claro que los tipos de interés seguirán bajos bastante tiempo y esto, unido a la desaceleración económica, plantea un mal escenario para los bancos. En medio de este escenario, Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, considera que el futuro pasa por “completar” la unión bancaria, pero los bancos no lo ven tan claro, sobre todo por la mala regulación.

En el encuentro “Retos del nuevo modelo de negocio bancario” organizado en el marco del X Encuentro del Sector Financiero en colaboración con Expansión, American Express y Microsoft, de Guindos se ha mostrado optimista. No cree que la zona euro esté abocada a una recesión, aunque sí una desaceleración. Y aquí, la política monetaria no será la única que contribuya “porque no es su papel”. Entran entonces las reformas estructurales.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, ha señalado que en el entorno actual de tipos bajos y negativos, la presión que ejerce en España sobre la rentabilidad de las entidades financieras es mayor a la media europea. Por eso, ha recordado que mantener una rentabilidad adecuada “es crucial” para que los bancos puedan generar capital de forma orgánica y reforzar sus niveles de solvencia.

En este sentido, José Sevilla, consejero delegado Bankia, ha reconocido que el escenario de tipos negativos en un periodo prolongado de tiempo” incentiva la consolidación del sector financiero español” porque ayuda a reducir cortes. Pero la entidad no va a recortar a la baja los objetivos de solvencia en su plan estratégico.

BBVA Y SABADELL SE CENTRAN EL EL CRECIMIENTO ORGÁNICO

Onur Genc, consejero delegado BBVA, ha explicado que su entidad sigue enfocada en crecer de forma orgánica, sin embargo, si surgiera alguna buena oportunidad “irán a por ella” y en este sentido, la entidad dispone ya de un equipo de 50 personas que estudia las diferentes oportunidades sobre fusiones y adquisiciones.

Jaime Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell, ha compartido con BBVA que su plan bancario se basa en el crecimiento orgánico, tal y como ha hecho hasta ahora y “con un cambio radical durante la crisis” con diversas adquisiciones.

Para Guardiola, los procesos de concentración son naturales “y España es ejemplar”. Pero ahora eso “se acabó” y Sabadell está en otra dinámica. Ha reconocido que en el negocio “los tamaños importan” pero transformarlo en realidad depende de muchas cosas, sobre todo de que se alcancen los suficientes acuerdos. Por ello, su objetivo es generar valor para los accionistas que son “los dueños de los bancos”.

Por otra parte, ha considerado que desde el “whatever it takes” del BCE, la política expansiva y la compra de deuda por parte de la entidad “salvó al país y a las entidades financieras”. Y si España hubiera tenido que seguir pagando, hubiera seguido “otro derrotero” y las entidades no estarían en la situación de ahora, saneando los balances. “La política monetaria de choque que se hizo era necesaria”. Pero ahora tiene la sensación de que esto se ha agotado y es el mensaje que quiere transmitir el BCE “no da más de sí y tienen que entrar otras medidas”.

SANTANDER “NO VA A JUGAR”

José Antonio Álvarez, consejero Delegado del Banco Santander, ha matizado que en el seno del Banco Central Europea está habiendo discrepancias, pero el discurso es que se están alcanzado los objetivos. En su opinión, la política monetaria ha llegado o está llegando a su nivel y en este contexto, la combinación de la regulación con la de tipos de interés bajo se convierte en un cargo a la cuenta de resultados del banco. Unos elementos “que están disociados”.

En concreto, sobre las fusiones bancarias en España ha aclarado “nosotros no vamos a jugar, ya hicimos la del Popular”. Y ha insistido, el presidente de BCE lleva mucho tiempo diciendo que son inevitables, pero la regulación no las incentiva y en España “les toca jugar a otros”.

Sobre la fusión con popular ha expuesto que el objetivo de clientes “se ha conseguido” incluso han ganado clientes. Y respecto a cómo se hizo la resolución destaca que “resolver un banco en una noche y que no haya un elemento de inestabilidad es difícil”.

CAIXABANK NO VE FUSIONES EN EUROPA

Por su parte, Jordi Gual, presidente de Caixabank, ha calificado como “inaudito y anómalo” que los tipos permanezcan como hasta 2024 como ahora. “En Caixabank ya hemos trabajando durante 3 años con tipos bajos y gracias a la rentabilidad de nuestro negocio hemos sobrevivido”.

Respecto a las fusiones, no ha dudado que habrá “tal y como ya ha pasado”. Aunque ha matizado que en relación con otros países “aquí ya se ha hecho mucho”. Y aunque se puede escalar, “también te distraes mucho”. Por eso, no las ve a nivel paneuropeo a pesar de que las entidades (como el BCE) quieren. Pero los impedimentos a nivel regulatorio “son enormes”.