BBVA Allianz acuerdo Latinoamérica

Más de un millón de familias españolas cogieron impulso el pasado 3 de marzo, cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dio a conocer la sentencia sobre las hipotecas ligadas al Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH).

La justicia europea dejó la decisión final en manos de los jueces españoles, para ello estableció los requisitos para saber si la cláusula es abusiva o no. En estos dos meses, ha habido 10 sentencias favorables de Juzgado de Primera Instancia y 3 de Audiencia Provincial que han sido negativas.

Teniendo en cuenta que tras el fallo del TJUE llegó el parón en la mayoría de sectores por el covid-19 y los jueces trabajan “a medio gas”, se han resuelto “bastantes”, destaca Patricia Suárez, presidenta de Asufin. Sin embargo, la Justicia española necesita más claridad, y ha vuelto a pedir al TJUE que concrete algunas de las conclusiones recogidas en la sentencia.

EL JUEZ INSISTE A EUROPA

Precisamente, ha sido Francisco González de Audicana, magistrado del juzgado de instrucción número 38 de Barcelona (el mismo que formuló a Luxemburgo la cuestión prejudicial sobre IRPH) el que quiere repreguntar. Entiende que la información ofrecida “no es suficiente”.

La actuación de este juez permitió reabrir miles de causas con demandas de hipotecas que soportaban sobrecostes de hasta 25.000 euros de media con respecto a las suscritas en Euribor.

Pero ahora, el principal inconveniente está en cómo puede saber un juez, si el que firmó la hipoteca entendía que suponía la cláusula del IRPH. La sentencia señala que el consumidor tenía que estar en condiciones de comprender el modo en el que se calcula este tipo de interés y valorar las consecuencias económicas.

De hecho, en muchas de estas primeras sentencias que tumban el IRPH se ha cuestionado el cálculo del índice, al referirse a “la posibilidad que tenían las Cajas o entidades financieras de influir sobre dicho cálculo” y de si se informaba al cliente de todo esto.

ALUVIÓN DE RECLAMACIONES

Hasta que el TJUE no dictó sentencia, los procedimientos judiciales estaban parados y los consumidores también. Pasado el 3 de marzo, los abogados empezaron a recibir un aluvión de consultas para ver las probabilidades de reclamar y cuánto podían recuperar.

Los mismo ocurrió en los juzgados, al día siguiente se emitió el primer fallo y las demás “llegaron en cascada” añade la de Asufin. Que entiende que lo tenían “claramente suspendido” a la espera de la sentencia.

Se espera que miles de afectados empiecen a reclamar, pero el proceso lleva su tiempo. Hay que empezar con un procedimiento extrajudicial, pero antes acudir a la entidad bancaria y pedir una solicitud. Después los bancos tienen dos meses para contestar y luego se puede iniciar el procedimiento.

LA BANCA NEGOCIA

Los afectados pagaron de media 165 euros más al mes desde 2004 hasta 2020, con respecto a los que estaban hipotecados referenciados al Euribor, lo que supone un total de 24.987 euros de sobrepago, en términos generales. Según Asufin.

Es mucho dinero y la banca intenta llegar a acuerdos con sus clientes. Por ello, los abogados ponen de relieve la importancia de informarse bien antes de aceptarlos, ya que pueden ser “un engaño” que no compensa al afectado, destaca Javier Moyano de Reclama Por Mi.

Algunos ofrecen la oportunidad de cambiar su hipoteca IRPH al Euribor, más un diferencial. Esto implica una bajada mínima de la cuota de hipoteca y perder la opción de reclamar en un futuro, el afectado puede dejar de recuperar entre 20.000 y 30.000 euros.

“Los afectados deben tener en cuenta que puede reclamar cantidades pasadas. Hasta si la hipoteca ya está pagada, pero lo ideal es que no tengan que ir a tribunales” añade. En cualquier caso, son hipotecas de muchos años atrás con un sobrecoste acumulado continuo y hay clientes que ganando en tribunales pueden amortizar el total de su hipoteca.

EL TIEMPO A SU FAVOR

La banca vuelve a ganar tiempo para hacer frente a pagos millonarios. Entre 2005 y 2008, Caixabank, Santander, BBVA, Bankia o Unicaja Banco, entre otros, comenzaron a referenciar asiduamente las hipotecas al IRPH.

En la mayoría de los casos, los intereses han sido más altos de lo normal y por ello la sentencia del TJUE le ha dado la razón a los consumidores, pero hay términos que no han quedado claro y que están paralizando muchos procesos. De ahí la nueva propuesta de Francisco González de Audicana.

Sin embargo, esto hará que muchos jueces vuelvan a esperar a lo que diga el TJUE otra vez. Y esto supone otro año y medio, o dos años. Mientras, la banca vuelve a ganar tiempo, se estima que puede costarles más de 44.000 millones.

CaixaBank es el banco más afectado y puede pagar hasta 11.250 millones de euros. Santander y BBVA entre 1.014 y 6.428 millones cada uno. Bankia, hasta 2.571 millones de euros. Y Unicaja Banco, entre 51 y 321 millones, según las estimaciones de Goldman Sachs