Arranca la temporada de resultados en el sector bancario. Esta semana es el turno de la banca americana, Jp Morgan, Wells Fargo y Citigroup rindieron cuentas este martes. En esta jornada será el turno de Morgan Stanley y Goldman Sachs, y a final de semana hará lo propio Bank Of America.

En España, Bankinter da el pistoletazo de salida el jueves 23, y hasta el 31 le siguen Caixabank, Bankia, Santander, Liberbank, BBVA y Banco Sabadell. Ya en agosto le toca a Unicaja. En el primer trimestre, los seis grandes bancos del Ibex 35 hundieron su beneficio al provisionar casi 4.000 millones de euros para poder hacer frente a los efectos del covid-19.

Y ahora ha llegado el momento de la verdad, pues se verá si han sido realistas o si por el contrario se “han quedado cortos”, señala Darío García, de XTB. “La clave está en los relativos”, es decir, que las entidades bancarias hayan marcado unas previsiones tan pesimistas que al dar a conocer los informes del segundo trimestre “supongan un éxito”.

Esto daría una sensación de recuperación, “quizás artificial” de lo que se puede esperar para el resto del año. Sin embargo, si las previsiones no han estado a la altura “podríamos encontrarnos con nuevos recortes en las cotizaciones de los bancos españoles”, añade.

EL VERDADERO IMPACTO

La atención se centrará en cómo se han visto afectados los bancos por la crisis del covid-19 entre abril y junio, pues en las cuentas del primer trimestre solo incluían el efecto de la pandemia durante los últimos 15 días de marzo.

También tendrá impacto en sus cuentas, las medidas de los bancos centrales para sostener la economía en cuanto a tipos y su efecto a nivel divisa, además de la caída de la actividad durante los meses de confinamiento. Y aquí, las nuevas provisiones, las sombrías perspectivas de ganancias y los bancos más expuestos al negocio de las pymes, serán claves.

Aunque no será hasta los próximos meses cuando llegue el impacto más duro en términos de morosidad y deterioro de los balances, explica el analista de Investing.com, Ismael de la Cruz. Los bancos han alabado la concesión de préstamos con garantías ICO, pero estos no pueden ser la máxima en el negocio bancario.

UNIFICACIÓN BANCARIA

La compraventa de viviendas y las concesiones de hipotecas se han reducido a doble dígito, así como los préstamos al consumo. Por ello habrá que prestar atención a los niveles de morosidad y de impagos para saber qué entidades pueden ver de nuevo caídas en el precio de sus acciones, dado que la caída de los ingresos es una realidad en todos ellos, “ya vimos los números rojos del BBVA y no suponen en el corto plazo el valor diferencial” comenta el de XTB.

Paralelamente, “sobrevuela en el sector la sombra de la unificación bancaria”. Los recortes en el gasto a través del personal y el cierre de sucursales siguen estando presentes y ahora mismo los flujos de caja serán “uno de los cuadros más importantes a tener en cuenta en las publicaciones de resultados”, junto con las previsiones y el “guideline” para el siguiente trimestre.

Los bancos europeos están siendo los que más están sufriendo este año. A pesar de operar en niveles muy bajos, “las entidades bancarias no han encontrado todavía demasiada confianza en los inversores” matiza el de investing.

De hecho, los bancos de la Bolsa española se han dejado de media un 40% en el primer semestre.  “Mientras hayan conseguido contener los niveles de morosidad en línea con la media puede considerarse una victoria” concluye el de XTB.

Comentarios de Facebook