bolsa valores

Los bancos del Ibex 35 no consiguen remontar en Bolsa. El Banco Sabadell y Bankia son los más castigados del selectivo, pero no se salva ninguno de los seis. Alguno ya cotiza en mínimos históricos. Tras la debacle de los mercados en marzo llegaron los resultados y ahora el levantamiento de los cortos y las advertencias del Fondo Monetario Internacional.

El Banco Sabadell pierde casi un 75% en lo que va de año, sus títulos cotizan a 0,26 euros y su capitalización ha bajado hasta los 1.500 millones. En la misma línea, Bankia se hunde un 60% y se mueve por encima de los 0,75 euros, aunque su valor en Bolsa asciende a 2.300 millones.

El impacto de la actual crisis económica también se deja ver en el Banco Santander, que retrocede un 50% desde que arrancó el año. BBVA le sigue con un 48% de pérdidas junto a Bankinter, que cede un 46% y CaixaBank un 44%.

RESULTADOS, CORTOS…

Las malas noticias se suceden, durante los días que la banca presentó sus cuentas del primer trimestre los números rojos se impusieron en la Bolsa, sobre todo por las fuertes provisiones que tuvieron que hacer las entidades para hacer frente a la situación económica provocada por la pandemia.

Esta semana el descalabro ha sido doble. El miércoles, el regulador español levantó la prohibición de los cortos después de dos meses. La CNMV lo prohibió el 12 de marzo, cuando el Ibex 35 cerró la peor jornada de su historia, pero solo durante un día.

Afectó a 69 empresas de la Bolsa española, en concreto a aquellas acciones líquidas cuyo precio había caído más de un 10% en la sesión anterior y sobre todas las acciones ilíquidas que hubieran perdido un 20%. Sin embargo, las restricciones empeoraron una jornada después.

El organismo que preside Sebastián Albella decidió prohibir durante un mes (en principio) la realización o incremento de posiciones cortas netas sobre las acciones en los centros de negociación españoles. Hasta esta semana, cuando el levantamiento llevó a la banca a otra jornada de pérdidas.

Y AHORA EL FMI

Solo un día más tarde, el Fondo Monetario Internacional (FMI) provocaba otro desastre. La institución aboga por un acuerdo a nivel mundial para suspender el pago de dividendos y los programas de recompra de acciones por parte de las entidades bancarias mientras dure la el covid-19 para preservar el mayor capital posible.

La directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, ve necesario retener los beneficios obtenidos para “reforzar” los colchones construidos por los bancos. Según sus cálculos, los 30 bancos sistémicos más importantes del mundo retribuyeron a sus accionistas 227.584 millones de euros en 2019 entre dividendos y recompra de acciones.

Por eso este año “deberían retener sus ganancias” y elevar el capital del sistema. Georgieva reconoce que esto tiene “implicaciones desagradables” para los accionistas, pero ante una abrupta contracción económica como esta, hay “argumentos”.

Y entiende que todas las partes interesadas se beneficiarán en último término si los bancos preservan el capital en lugar de pagar a los accionistas durante la pandemia. Sabe que los bancos que tomen esta decisión serán “penalizados” por los inversores que no entiendan que es necesario, por eso apuesta por un pacto internacional por parte de los reguladores para suspender el pago de dividendos y recompras de acciones.

YA LO DIJO EL BCE

Sus palabras llegan casi dos meses después de que el Banco Central Europeo frenara a los bancos recomendado que no pagaran ningún dividendo a sus accionistas hasta al menos octubre, ya sean estos a cuenta de 2019 o a cuenta de 2020, debido al impacto del coronavirus.

El objetivo es elevar la capacidad de los bancos de absorber pérdidas y apoyar los préstamos a hogares, pequeñas empresas y compañías durante la crisis sanitaria global. La recomendación emitida por el instituto emisor también indica que las entidades bancarias deberían evitar seguir adelante con sus programas de recompras de acciones con el objetivo de remunerar a los accionistas.

La banca está abatida, aunque no es el único sector que sufre en el mercado de renta variable, el turístico tampoco consigue retomar el impulso, IAG y Meliá son dos de las compañías más penalizadas del índice español, y en términos generales solo dos compañías mantienen los números verdes, Cellnex y Viscofan.

Comentarios de Facebook