El primer tramo de los créditos avalados por el Estado a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) se pusieron sobre la mesa el lunes 6 de abril y se agotaron enseguida. De los 100.000 millones que facilitará el Gobierno, los grandes bancos comercializaron los primeros 20.000 millones de euros en apenas dos días.

Así lo explicaron la mayoría entidades a MERCA2, mientras reclamaban el desbloqueo de un nuevo tramo para paliar los efectos de la crisis sanitaria. Por ejemplo, CaixaBank recibió más de 90.000 solicitudes de sus clientes por un importe total de más de 8.500 millones.

El Banco Sabadell superó en demanda “claramente” lo ofrecido (tienen 2.100 de los 20.000 millones de euros). Y Bankia, que le tocó repartir 1.500 millones, señalaba que muchas empresas se habían quedado fuera porque no pueden salirse de ese presupuesto.

Las peticiones se hicieron oír y el Ejecutivo dio luz verde (a través de la publicación en el BOE este fin de semana) al segundo tramo, otros 20.000 millones de euros de la línea de avales públicos ante la crisis del coronavirus.

OBJETIVO: AUTÓNOMOS

Este nuevo tramo tiene el objetivo de garantizar liquidez al tejido productivo nacional y destinarse de forma íntegra a pymes y autónomos, con previsión de que beneficie a 1,3 millones de personas.

A diferencia del primero, que se repartía a partes iguales entre grandes y medianas empresas, por un lado, y pymes y autónomos por el otro. El aval garantizará el 80% de los nuevos préstamos y renovaciones solicitadas por pymes y autónomos y en un 70% para el resto de empresas, y tendrá una vigencia igual al plazo del préstamo concedido, con un máximo de cinco años.

El documento también contempla la prohibición de que las entidades financieras, condicionen la concesión de un préstamo avalado a la contratación por parte del cliente de otros productos (venta cruzada). Tal y como denunciaron algunos afectados en la primera ronda.

LOS 6 GRANDES, TIENEN LA MITAD

La distribución de la línea de avales entre los operadores se llevará a cabo con los mismos criterios que los establecidos para el primer tramo, en función de la cuota de mercado comunicada por cada entidad financiera al Banco de España a cierre de 2019.

Es decir, los 6 grandes bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankia y Bankinter) se quedan con la mitad del presupuesto. Con los últimos datos disponibles, las 86 entidades financieras que han suscrito por ahora el acuerdo han registrado ante el ICO más de 44.000 operaciones de financiación, por un importe avalado de 3.533 millones de euros, que han permitido la concesión de más de 4.550 millones de euros de financiación.

En esta nueva fase hay novedades. Con el objetivo de evitar la saturación de hace unos días y que las gestiones sean más rápidas, Bankinter ha puesto en marcha una firma digital específica para estos préstamos. Su objetivo es dar mayor agilidad al cierre de las operaciones, según explica la entidad en un comunicado.

El banco ha comenzado a recibir solicitudes de pymes y autónomos para acceder al segundo tramo de la Línea ICO respaldada por avales del Estado. Y desde este lunes, las solicitudes que pasen ya a la fase de firma podrán cerrarse de forma más rápida gracias a la nueva solución tecnológica desplegada por el banco.

En cuanto al proceso, el cliente debe introducir una contraseña de uso único o utilizar el certificado digital si dispone de uno. Bankinter ha resaltado que este tipo de firma por parte de titulares de las empresas y apoderados cuenta con la total garantía de validez legal.