tarifa plana

La puesta en marcha de la tarifa plana en el año 2013 fue un revulsivo para un mercado laboral con un elevado nivel de desempleo, al permitir emprender a personas que no disponían de demasiados recursos económicos. Aunque en principio se trataba de una medida de carácter provisional, lo cierto es que ya se ha quedado como una de las ayudas para autónomos más conocidas. Sin embargo, no todos han podido disfrutar de ella, porque desde el principio ha estado vetada para los autónomos societarios.

Pero tras años de lucha en los tribunales por fin los profesionales por cuenta propia han ganado la batalla y han conseguido que el Tribunal Supremo reconozca que en el caso de los autónomos que forman parte de una sociedad también existe el derecho a disfrutar de esta ayuda si cumplen el resto de requisitos exigidos para cobrarla. Vamos a ver con más detalle qué es lo que ha ocurrido.

¿Qué son los autonomos societarios?

autonomos societarios reconocimiento derechos

Para poder entender bien el origen del problema hay que tener claro primero qué es un autónomo societario. Este perfil se puede definir de forma tan sencilla como decir que es un trabajador por cuenta propia que ha constituido una sociedad mercantil para llevar a cabo su actividad. Podría ser una Sociedad Limitada, una Sociedad Anónima o cualquier otra.

Puede ser autónomo societario todo aquel que tenga, como mínimo, el 25% del capital social de una empresa de la que realice labores de dirección o gerencia. También quien tenga, al menos, un 33% del capital y trabaje a su vez en la empresa, o quien no tenga participaciones en la empresa pero conviva con un socio que tenga, como mínimo, el 50% del capital de la empresa.