nivel facturacion autonomos

Ya antes de comenzar 2020 las previsiones para los autónomos no eran positivas, puesto que muchos expertos en economía auguraban la llegada de una nueva crisis económica. Lo que nadie podía imaginar es que una enfermedad iba a paralizar prácticamente el mundo entero y generar una crisis de salud y económica de dimensiones imprevisibles.

Si la vida de los profesionales por cuenta propia nunca es fácil, las cosas se han complicado todavía más para ellos desde el pasado mes de marzo. Primero con la declaración del estado de alarma y el posterior confinamiento, y luego con la implantación de una nueva normalidad que ha supuesto un aumento de los gastos y una reducción de los ingresos para quienes están al frente de su propio negocio. Y la situación es todavía más grave para aquellos autónomos que no han podido ni siquiera retomar su actividad. 

Con todo esto, está claro que 2020 no será recordado como un año positivo para la mayoría de los profesionales, y eso que hay sectores que han despegado en los últimos meses, ya que hay ideas de negocio que han resultado ser muy rentables en mitad de la pandemia.

crisis autonomos

La recuperación no llega para los autónomos

El verano no ha sido fácil y ahora llega un otoño todavía más complicado en el que la mayoría de los autónomos no vislumbran la recuperación. 

Una buena muestra de ello es que los últimos informes estadísticos llevados a cabo entre estos profesionales han puesto de relieve qué ocho de cada diez autónomos, es decir, un 80%, han visto descender sus ventas con respecto al año pasado.

La reducción media de ingresos está en torno al 60%. Del total de encuestados solo un 8% cree que sus ingresos se van a mantener en 2020 más o menos al nivel del 2019 y tan solo un 2,5% estima que su facturación va aumentar.

Al descenso en las ventas se suma otro problema, el aumento de la morosidad. Si la falta de pago a tiempo de las facturas es una situación demasiado frecuente para los profesionales que trabajan por cuenta propia incluso cuando las cosas van bien a nivel económico, la morosidad se dispara en cuanto hay un atisbo de crisis.

Más de un 30% de autónomos están teniendo ya problemas para cobrar sus facturas, esto les lleva a un falta de liquidez que, a su vez, puede hacer que ellos mismos acaben siendo morosos por no tener dinero cuando les toque pagar sus facturas, impuestos o cotizaciones.

¿Pueden mantener los autónomos a sus plantillas?

Los profesionales por cuenta propia son una de las principales fuentes de empleo del país junto con las pymes. Que ellos sean capaces o no de mantener a sus empleados influye de forma directa en la economía a nivel general.

Y en este aspecto parece que las cosas tampoco van por buen camino. Algo más de un 32% de los profesionales preguntados creen que tendrán que llevar a cabo despidos antes de que acabe el año, pero el 46% cree que puede mantener su plantilla al completo tal y como está configurada ahora mismo durante los próximos meses.

Por otro lado están aquellos autónomos que quizá sí se plantearían hacer algún despido, pero que no van a hacerlo por no disponer de liquidez suficiente como para poder afrontar las indemnizaciones y finiquitos de sus empleados. Estos suponen un 54% de los encuestados.

De ahí la importancia vital que ha tenido para estos profesionales la prórroga de los ERTE anunciada hasta el próximo 31 de enero. De hecho, casi un 50% de los autónomos están ahora mismo con el 100% de su plantilla en situación de desempleo temporal y no tienen previsto reincorporarla en las próximas semanas.

crisis 2020

Muchos negocios siguen totalmente cerrados

Si la situación es grave para los autónomos que han podido recuperar su actividad, lo es todavía más para aquellos que por trabajar en sectores como el de la cultura, que no han podido trabajar en los últimos meses y dependen totalmente de las ayudas extraordinarias por cese de actividad.

En este sentido, tres de cada cuatro autónomos consideran que era imprescindible prorrogar el cese de actividad, como así ha ocurrido. Solo un 15,5% creen que podrían sacar adelante su negocio en los próximos meses sin contar con este tipo de ayudas.

Por eso, una de las principales reivindicaciones de las asociaciones que representan a los autónomos es que las nuevas ayudas fueran aplicables a un mayor número de trabajadores por cuenta propia. Esto ha llevado a la creación de diferentes prestaciones por cese de actividad para intentar dar cobertura al mayor número posible de profesionales afectados, ya sea porque tienen que tener su negocio cerrado o porque su facturación se ha reducido mucho.

negocio autonomos

Los autónomos son pesimistas con respecto a la recuperación

A medida que se aproxima el final del año los autónomos empiezan a echar cuentas para comprobar cuánto han perdido realmente en los últimos meses. Esto lleva a muchos de ellos a ser pesimistas con respecto al futuro.

Ahora mismo solo un 1,5% cree que la situación podría volver a remontar en los próximos meses, mientras que la gran mayoría cree que harán falta más de dos años para volver a encontrarnos en una situación similar a la de antes de la pandemia.

En lo que coinciden todos es en que un segundo confinamiento generalizado sería la ruina para muchos profesionales por cuenta propia. Aunque en los últimos meses la gran mayoría de los autónomos ha hecho una fuerte apuesta por la digitalización de su negocio, un nuevo cierre total dificultaría todavía más la recuperación.

En este sentido, los autónomos prefieren medidas que implican el cierre de las localidades más afectadas pero que permiten que la vida se desarrolle con relativa normalidad dentro de las mismas, de forma que los negocios tengan que hacer algunos ajustes en cuanto al aforo pero no cerrar totalmente.

Lo que se deduce de todo esto es que los autónomos están pasando una situación muy complicada que parece que se va a prolongar. Y aún así, la mayoría de ellos vuelven a sacar su carácter luchador y se muestran dispuestos a mantener su negocio en pie pase lo que pase.