Autónomos

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha puesto de relieve que únicamente 603.411 trabajadores por cuenta propia, del total de 3,2 millones, tenían cubiertas las contingencias profesionales en 2018, cifra que representaba el 18,5% del conjunto de autónomos, es decir solo uno de cada cinco autónomos.

Así lo ha señalado la asociación en un informe sobre siniestralidad realizado junto a Mutua Universal con motivo del Día mundial de la Seguridad y Salud en el trabajo, que se celebrará mañana.

ATA ha puesto de relieve que 2019 es un año “histórico” para los autónomos en este aspecto, puesto que desde el 1 de enero todos los trabajadores tienen cubiertas todas las contingencias.

El vicepresidente y responsable del área de formación y prevención de riesgos laborales de ATA, José Luis Perea, ha resaltado que los representantes de los autónomos “han conseguido un importantísimo avance en protección con la universalización de la prestación por accidente de trabajo y enfermedad”, así como el reconocimiento en 2018 del accidente ‘in itinere’, aunque ha recordado que solo un fallecido “ya es demasiado”.

El informe pone de relieve que los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. De hecho, el 97% de los accidentes de los autónomos en la jornada de trabajo es de grado leve, porcentaje que aumenta hasta el 98,6% en el caso de los trabajadores por cuenta propia.

Sin embargo, según ATA y Mutua Universal, casi el 3% de los autónomos tuvo un accidente grave en 2018, cifra que rondó el 1,1% en el caso de los asalariados. En el caso de los accidentes muy graves, el porcentaje en el caso de los trabajadores por cuenta propia fue de 0,18%, mientras que en el caso de los trabajadores por cuenta ajena rondó el 0,05%.

ACCIDENTES MORTALES

En el caso de los accidentes mortales, un total de 20 autónomos perdieron la vida en accidente de trabajo, por encima de los 13 trabajadores por cuenta propia que perdieron la vida un año antes.

En 2018 se notificó en la declaración electrónica de trabajadores accidentados un total de 585.936 accidentes de trabajo en el régimen general y 11.568 en el caso del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), teniendo en cuenta que solo el 18,5% cotizaba por contingencias profesionales.

Según ha puntualizado ATA, solo uno de cada 100 autónomos (el 1,9%) que cotizaba por accidente de trabajo sufrió un accidente laboral en 2018.

Por sectores, la agricultura, al igual que en 2017, fue el sector de actividad en el que más accidentes de autónomos se registraron durante el año pasado, con un total de 3.286 accidentes. Por detrás, le siguen construcción (1.553 accidentes), servicios (3.536) y transporte (927).

Teniendo en cuenta la edad, el 31,15% de los autónomos accidentados en 2018 y que cotizaban por accidente de trabajo tenían más de 35 años, mientras que un 21,14% tenía más de 55 años.

El estudio también apunta que la siniestralidad de las mujeres es menor que la de los hombres en el ámbito de los autónomos, ya que estas sufrieron 2.126 accidentes de trabajo frente a los 9.442 de los autónomos varones.

Durante el año pasado, las lesiones más frecuentes entre autónomos fueron esguinces, torceduras, dislocaciones y distensiones, seguidas de lesiones superficiales y cuerpos extraños en los ojos, fracturas cerradas y heridas abiertas.

El responsable de ATA en el área de prevención y riesgos laborales ha asegurado que estos datos “no son buenos”, aunque ha resaltado que “hay que ser optimistas” y ha destacado que “al conseguirse la universalización de la prestación por accidente e incapacidad profesional, los autónomos han conseguido estar prácticamente equiparados a los asalariados”.