autonomos ganancias

Los autónomos no necesitan ser expertos en cuestiones tributarias, pero sí deben saber lo suficiente de impuestos como para asegurarse de que están cumpliendo correctamente con sus obligaciones fiscales. De ahí la importancia de que un autónomo sepa manejar conceptos básicos como los de retenciones e ingresos a cuenta.

Existen diferentes rentas sujetas a retención, así como diferentes personas físicas y jurídicas obligadas a practicar esa retención e ingresar posteriormente el dinero en Hacienda. Es fundamental hacer estos trámites bien para evitar sanciones, sin importar si eres quién sufre la retención sobre sus ganancias o quién debe hacer el ingreso a cuenta.

¿Qué es una retención?

autonomos ingresos y gastos

Empecemos por lo básico, para entender el funcionamiento de este sistema primero debemos tener claro qué es una retención. Partimos de la idea general de que si tenemos ingresos por ejercer una actividad como autónomos debemos pagarle una parte de los mismos a Hacienda. Aunque hay deducciones, esta es una obligación de la que nadie se escapa.

Pues bien, una retención a cuenta del IRPF es un pago anticipado a Hacienda en base a lo que estimamos que vamos a ganar. Aunque también se aplica en el Impuesto de Sociedades. Implica que tu pagador descuenta un porcentaje de tu factura y se encarga de ingresarlo directamente en Hacienda en adelanto de tu declaración de IRPF.