La engañifa de la llamada ‘cuota de línea’, el precio arbitrario determinado por las operadoras para poder anunciar precios más baratos e inexistentes ha sido ya analizada por la organización de autorregulación de la publicidad Autocontrol, que en fechas recientes ha estimado parcial y totalmente recursos contra las dos operadoras que más gustan de estas prácticas, Jazztel y MásMóvil.

La ‘cuota de línea’ es, como explicamos recientemente, un engañabobos que practican algunos operadores low cost para poder anunciar precios imposibles y colar después a los clientes un importe mucho mayor que el prometido en grandes letras de molde. Es un concepto heredado de los tiempos del bucle desagregado, pero que se ha transmitido por error a la nueva era de la fibra. Y decimos ‘por error’ porque creemos que no existe justificación tecnológica alguna para desglosar una supuesta ‘cuota’: es sólo un truco de márketing muy rentable.

La ‘cuota de línea’ en fibra es un engañabobos

En la resolución del 18 de enero de 2017, la sección primera del jurado de Autocontrol estimaba parcialmente los recursos presentados contra los anuncios de supuesta ‘Fibra gratis’ presentados por MásMóvil, al considerarlos publicidad engañosa contraria al código del organismo autorregulador.

En una reclamación presentada por Telefónica se lamenta que “con la expresión “Fibra gratis” se consigue captar la atención del consumidor de una forma desleal, haciéndole creer que el servicio de fibra no tiene coste alguno cuando lo cierto es que está condicionado a la contratación de un producto con tres servicios (línea fija, línea móvil e internet móvil) que, como mínimo, tiene un valor de 38 euros al mes. En este sentido indica que existe una desproporción entre el mensaje principal y la información que se incluye en la letra pequeña”.

En la resolución se manifiesta de forma clara que la publicidad de MásMóvil es engañosa por más que hayan intentado disimularlo con anuncios posteriores, y sus anuncios se hacen más aviesos cuanto más lejos están de Autocontrol.

En la sentencia contra MásMóvil hay una parte especialmente importante, y es la que se preguntan si, además de destacar que el precio no incluye la cuota de línea, se debe asumir la obligación de dar un precio único que sume y agrupe el importe de la tarifa telefónica y el importe de la cuota de línea.

Autocontrol deja claro que los artículos 20 y 60 de la Ley General de Consumidores y Usuarios obligan a dar el precio completo del bien o servicio. “Por consiguiente, la obligación que acabamos de apuntar (consistente en refundir en un precio único el precio de la tarifa telefónica y el de la cuota de línea) sólo podría surgir si se entendieran que estamos en presencia de un único bien o servicio”, subraya.

Básicamente, deja claro que si se demostrase que es un único bien o servicio debería ser obligatorio presentar el precio unificado.

MásMóvil ofrece publicidad claramente engañosa

El problema es que para el jurado de Autocontrol sí se trata de bienes o servicios diferentes, al menos “en ausencia de otros precedentes administrativos o jurisprudenciales”. Pero, aunque así sea su opinión, deja claro que MásMóvil debe dejar mucho más claros los términos de sus promociones, que considera claramente engañosos.

En merca2.es somos partidarios claramente de la presentación de precios únicos que no induzcan a error, especialmente teniendo en cuenta que el concepto de ‘cuota de línea’ en la fibra de MásMóvil es muy arbitrario. Incluso si diésemos por bueno que el precio de dicha ‘cuota de línea’ tiene correlación quizá con algún precio mayorista, eso no lo justifica. Sería como vender unos vaqueros ofreciéndolos en los anuncios al precio del margen, aunque luego en el PVP se incluya el precio de coste, hasta ese momento escondido. La gran duda es ¿Qué podemos considerar justificativo de llamar a algo ‘cuota de línea’ porque sí?

Pero si todavía cabe alguna duda en el caso de MásMóvil, que al final sí subarrienda en mayor o menor medida la fibra de otros, que Jazztel hable de cuota de línea en fibra es absolutamente descabellado. Tanto, que fuentes de la compañía han confirmado a este medio su interés en empezar a ofrecer precios completos como hacen sus competidores.

A diferencia de lo que sucedía en los tiempos en los que el concepto de cuota de línea era un precio mayorista independiente que se pagaba a Telefónica precisamente para el mantenimiento de la red de cobre que ésta estaba obligada a compartir con sus rivales, con fibra el teléfono se entrega vía IP y a través un dispositivo enchufado al router. La composición del precio del servicio entre “cuota de línea” y “servicio en sí mismo” para Jazztel es absolutamente arbitraria y no tiene nada que ver ni con los precios mayoristas ni con los mantenimientos. Sólo con el interés por vender a cualquier precio.

Mensajes ilegibles

En todo caso, comprobemos qué dice Autocontrol, en concreto, sobre la publicidad televisiva de Jazztel con Jesús Vázquez:

“A través de la sobreimpresión incluida en letra pequeña de los anuncios de televisión se desvela que al importe de 12,07 euros al mes habrá que añadir el coste de la cuota de línea que, a mayor abundamiento, incrementa en casi el doble el coste final del servicio respecto del precio promocionado y destacado. Ante lo que acaba de exponerse, es claro que el mensaje introducido por medio de una sobreimpresión, además de ser ilegible, contradice el mensaje principal transmitido por la publicidad en relación al precio de la oferta y, por tanto, los anuncios de televisión serían a juicio de este Jurado susceptibles de inducir a error a sus destinatarios”.

Preguntados sobre este caso, fuentes de Facua subrayaron que sus servicios jurídicos están analizando la situación de las cuotas de línea por parte de estos operadores de bajo coste.

Comentarios