A día de hoy, José Elias Navarro todavía es un nombre desconocido para mucha gente. Al fin y al cabo, ni sus apellidos son ilustres ni lleva una vida excéntrica. Aun así, el todavía joven empresario no solo puede presumir de ser uno de los magnates de las renovables españolas, sino de atraer hasta su buque insignia, Audax Renovables, a dos nombres propios del mundo financiero como Goldman Sachs y la familia Domínguez de la Maza, dueños de Mayoral. Aunque para llegar ahí ha tenido que pasar los últimos años reordenando su enorme entramado financiero.

Un reto que no ha sido nada fácil para el empresario catalán. De hecho, el desafío se fue complicando a medida que el valor de sus firmas crecía como la espuma, convirtiendo al propio Elias en multimillonario en apenas unos años. Ahora, la cabeza visible de su imperio es la sociedad matriz denominada Excelsior Times. Aunque sus orígenes, fue inscrita en 2013, no fueron realmente esos. La sociedad nació bajo la actividad económica de “agencias de cobros y de información comercial”.

Excelsior Times ha mantenido una frenética actividad patrimonial al engullir una a una las participadas en propiedad de Elias, que participa en la misma como administrador único. La sociedad cuenta con participaciones que oscilan entre el 40 y el 100% en cerca de un centenar de compañías dedicadas al mundo de la energía. Una posición que ha ido reconfigurado en muchas de ellas. Así, algunos de los más importantes fueron: reforzar su control sobre Eléctrica Nuriel, firma con la que mantiene el control de Audax. La acomodación de Orus Renovables; La incorporación de Banana Phone, de Aspy Global (anteriormente Garpa Arpa) entre otras.

ELÉCTRICA NURIEL, LA FIRMA QUE CONTROLA A AUDAX

En total, Excelsior Times aglutina un activo total de 133 millones de euros, gracias a todas esas participaciones. Aunque no hay otra tan rentable, e importante, como la sociedad Eléctrica Nuriel. Se trata de la compañía con la que Elias controla su enorme porcentaje en Audax Renovables y con la que articula sus continuas ventas millonarias de acciones. Así, en los últimos años la compañía ha recibido periódicamente sumas millonarias que, posteriormente, han salido en dirección a la matriz en forma de dividendos.

Un movimiento que al ser entre empresas participadas no tiene coste económico en forma de impuestos. Eléctrica Nuriel surge ya en 2012, un año antes de Excelsior, para aglutinar los distintos tipos de negocios que ya tenía por entonces el empresario catalán y que crecían rápidamente. De hecho, la firma Audax como tal es una adquisición que realizó Elias, gracias a la buena marcha de la comercializadora de luz y gas llamada Orus Energía creada en 2009. Más adelante, como es conocido, Audax Energía se transformó en Audax Renovables, tras la opa lanzada en 2017 por Fersa Renovables.

En ese mismo año, y tras la explosión en Bolsa posterior, el empresario se vio obligado a reforzar su control valiéndose de la matriz Excelsior. A día de hoy, Eléctrica Nuriel mantiene el 100% del capital de Eryx Investments y el 77% de Audax. Un porcentaje que llegó a ser muy superior, pero que ha ido disminuyendo en los últimos años para darle a la compañía un mayor volumen de acciones en Bolsa, el conocido free float, para evitar fuertes oscilaciones en el precio. De hecho, la cifra ha pasado de principios de 2019 con un 90,7% a ese 77% actual. Aunque antes tuvo que poner en orden el balance de la misma.

LA ENTRADA DE GOLDMAN Y LOS MAYORAL

Así, la compañía cerró a finales de 2020 una emisión de bonos verdes por 200 millones de euros en el Mercado Alternativo de Renta Fija (Marf). Una operación que tenía el objetivo de reordenar su deuda financiera y prolongar los plazos de devolución. Todo ello, supuso una liberación para Elias, dado que no solo había conseguido ya ordenar su estructura financiera y empresarial sino también dar solidez al balance de la firma renovable.

Con ello, la venta (o préstamo) de acciones y la atracción de inversores ha sido más fácil. Al fin y al cabo era su última gran tarea: dar estabilidad a la empresa en Bolsa. Para ello, Elias ha optado por dos actuaciones vitales. En primer lugar, elevar el número de títulos en circulación para que no se produzcan fuertes oscilaciones. Un movimiento en el que se ha involucrado a Goldman Sachs a través del préstamo de más de 40 millones de acciones. sí el banco de inversión ha pasado a tener una posición del 6,05% en forma, eso sí, de instrumentos financieros. La operación se realizó para que el gigante pueda suministrar más liquidez de acciones al mercado.

La otra gran operación ha sido la entrada de los propietarios de Mayoral, tras adquirir 25,8 millones de acciones por algo más de 56 millones de euros, busca crear un núcleo duro de accionistas en la firma. La familia Domínguez de la Maza destacan por su apuesta firme y decidida por los valores en los que decide invertir. Se trata de una señal inequívoca de confianza para Elias y el resto de inversores. En definitiva, que tras años de duro trabajo Elias puede respirar un poco más tranquilo al poner orden en mitad de tanto caos.