Hay un nuevo capítulo en el libro de autónomos de este 2020 y esperemos que tenga un final feliz. Hace más de un mes que la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) presentó al Gobierno un decálogo con diez medidas para hacer frente a la “segunda ola” de la pandemia en España, pero a día de hoy siguen sin respuesta.

Los rebrotes de agosto llevaron a algunas localidades a confinarse otra vez, o a limitar la actividad y con ello, llegó el cierre de negocios. Por ejemplo, los de ocio nocturno. Sin embargo, esta vez no hubo respaldo económico del Ejecutivo. Sin respuesta al plan de emergencia nacional que propuso ATA, y a 15 días de que acaben las ayudas que se pusieron en marcha durante el estado de alarma, la realidad es que hay 1,7 millones de autónomos en vilo.

El Gobierno sigue de vacaciones, porque si se suspende la actividad y no hay ayudas complementarias, entendemos que no están haciendo nada” señala el secretario general de ATA, José Luis Perea en una entrevista con MERCA2. “Se necesitan nuevas medidas para los autónomos, y no solo por los negocios que han tenido que volver a cerrar, también por aquellos que apenas han ingresado porque no hay recuperación económica”, añade.

CUENTA ATRÁS SEGÚN ATA

En palabras de Perea, la situación del sector “es mala” y cuando acaben las prestaciones el próximo 30 de septiembre muy pocos podrán sobrevivir si no se actúa “ya”. De lo contrario, será en octubre cuando se vea realmente “quien mantiene el negocio abierto”, pues actualmente más de la mitad de los trabajadores por cuenta propia están acogidos a ayudas.

En ATA quieren que el Gobierno se anticipe y de una respuesta rápida a esta crisis para poder “salvar a autónomos, empresas y empleos”. A día de hoy, 280.000 autónomos aún no han podido abrir, y un millón está “en la cuerda floja” porque tienen un 60% menos de ingresos.

A esto se suma que a más de 40.000 autónomos del sector del ocio nocturno se les ha prohibido trabajar “aunque siguen pagando su cuota”, a otros tantos del sector de la hostelería se les ha dado “un toque de queda” para cerrar a las 12 de la noche “lo que merma más los ingresos” y de fondo, los autónomos de temporada (como los feriantes o los fotógrafos de bodas y comuniones) que no han podido trabajar este año.

Con todo, ATA estima que 300.000 autónomos cerrarán “si o si antes de que acabe al año”. Y para evitar que la cifra aumente tienen que aplicarse nuevas medidas. Entre ellas, la suspensión directa de la cuota de autónomos y la recuperación de la prestación extraordinaria para los negocios que estén obligados a cerrar. Prorrogar los ERTE hasta abril de 2021, o modificar los plazos de devolución de los créditos ICO ampliando el periodo de carencia entre 18 y 24 meses.

NO TOCA SUBIR COTIZACIONES

La semana pasada, el ministro de Seguridad Social adelantó un cambio en el sistema de cotizaciones que no ha sentado bien en el colectivo. José Luis Escrivá tiene entre sus planes que los autónomos coticen por ingresos reales, pero ATA ya ha aclarado que se van a oponer a cualquier plan que implique pagar más.

“No toca ahora mismo hablar de subir cotizaciones porque se van a enfrentar a nosotros” explica el secretario general de ATA. “Estamos a la espera de un borrador y hay que ser prudentes, pero si el ministerio busca que los autónomos que facturen más paguen más, se van a encontrar con nuestra negación”.

Perea señala que cuando un autónomo ingresa más dinero, lo declara en el IVA trimestral y en la declaración de la renta. Además, es el propio trabajador “de forma voluntaria” quien elige la base de cotización de autónomo, y las prestaciones de la Seguridad Social van en base a ella. Por ello, no entienden que deba haber cambios.

Sin embargo, Escrivá comentaba este lunes en una entrevista que todas las organizaciones de trabajadores por cuenta propia “están a favor de esta medida” y que, aunque existen “dificultades técnicas” para implementar este sistema, se podrá “solventar” para muchos colectivos con el fin de que los autónomos tengan mejores pensiones.

“Habrá un porcentaje muy significativo de autónomos que pasen a cotizar menos porque realmente muchos tienen ingresos por debajo de la cotización mínima y están cotizando a ese nivel”, indicaba el ministro, que no ha querido ofrecer cifras concretas porque quiere presentárselas primero a las organizaciones que representan a este colectivo.

EL VIERNES HAY REUNIÓN

Será este viernes cuando José Luis Escrivá se reúna con ATA y otros representantes para debatir sobre esta propuesta, pero también para abordar la prórroga de la prestación por cese de actividad a partir de octubre, según dejaba entrever el ministro. Aunque ya avisaba que todos aquellos colectivos que se sigan viendo afectados de manera “directa e intensa” por la pandemia, como los trabajadores por cuenta propia, seguirán teniendo protección “hasta que se tenga una solución al virus”.

Pero nada sobre el resto de medidas propuestas por la asociación que preside Lorenzo Amor. “No hemos recibido respuesta de las 10 propuestas del plan de emergencia nacional y eso, que la situación de ahora no es ni parecida a la del fin del estado de alarma” destaca.

“Han vuelto las prohibiciones para trabajar, el verano se ha ido al garete y muchos autónomos no pueden volver a trabajar hasta el año que viene… hicimos un decálogo porque hay que volver a las antiguas ayudas, son medidas de sentido común y tienen que aprobarse porque hay que subsistir a este otoño, que va ser muy duro”, apunta.

Desde ATA entienden que lidiar con esta situación, “no es fácil” pero denuncian que no han tenido una reunión “de primer nivel” con el ministro de Seguridad Social desde antes del verano (solo con el Ministerio de Trabajo los viernes) y la mayoría de ayudas son del primero, por lo que no se puede hablar de conversaciones “fluidas y contantes” con Escrivá. Confían en que el encuentro del día 18 sea fructífero, respetan las medidas sanitarias pero advierten que si prohíben trabajar a alguien “tienen que establecer una ayuda”.