Foto: Gtres

‘America First’. Este es el lema que llevó a la Casa Blanca a Donald Trump hace cuatro años. Primero, lo patrio. De ahí sus constantes luchas económicas con China o con la Unión Europea. Cada vez que vas a la compra, se puede decir aquello de que te llevas un trocito de América para alegría de su presidente. Porque una importante cantidad de los productos que echas en la cesta proceden de compañías que nacieron en las tierras del Tío Sam. Compañías que vieron la luz en diferentes lugares de Estados Unidos: Atlanta, Minnessota, Michigan, Virginia, Illinois, Nueva York, o Cincinnati.

Gane o no las próximas elecciones Donald Trump, los productos made in USA seguirán visitando tu casa, a la par que engordas su cuenta de resultados. Y la lista no es baladí. Para empezar, quizá la más popular: la chispa de la vida. Coca-Cola nació en Atlanta en 1886 y aterrizó en España en 1953. Más de 65 años después, a disposición de los consumidores españoles tiene 18 marcas, más de 100 productos, 277 referencias y 20 envases diferentes.

Fanta, Aquarius, Sprite, Nestea, Vilas, Minute Maid, Royal Bliss, Aquabona… casi el 100% de sus bebidas vendidas en España son elaboradas aquí (3.000 millones de litros en siete plantas y cuatro manantiales) y están disponibles en más de 400.000 puntos de venta.

También en Estados Unidos, en concreto en Nueva York, vio la luz Pepsi. Esta firma también entró en España en la década de los años 50 a través de una franquicia y, desde entonces, no ha parado de comprar firmas que nacieron en nuestro país. Así, en 1971 adquirió Matutano; en 1992, KAS; y, en 1999, Alvalle. En la actualidad tiene seis plantas de producción en activo.

Coca-Cola Pepsi

Por esta razón, y a diferencia de su máximo competidor en el tema de bebidas azucaradas, Pepsi tiene un portfolio más variado en alimentación. Junto a Lipton, Gatorade, Radical, Greip, o 7up, tiene el gazpacho, salmorejo o ajoblanco Alvalle; las patatas fritas Lays o de la Churrería Santa Ana, o los snacks Doritos, Cheetos o Ruffles.

MÁS ‘AMIGOS’ DE DONALD TRUMP

Coca-Cola y Pepsi son las dos marcas más reconocidas por el público español con origen en Estados Unidos. Pero no son las únicas. También del mismo sitio donde nació Donald Trump hay otras enseñas que no suelen faltar cuando las familias se deciden a hacer la compra.

Procter & Gamble (P&G) se fundó en Cincinnati por William Procter y James Gamble en 1837. En el pasado 2018 celebró su medio siglo de historia en España, donde tiene dos fábricas. Y si piensa que nunca ha comprado ninguno de sus productos de limpieza, de aseo e higiene personal, o para bebés, está muy equivocado. La lista es larga: Pantene, H&S, Herbal Essences, Olay, Dodot, Evax, Ausonia, Tampax, Ariel, Fairy, AmbiPur, Don Limpio, Gillette, Oral-B, Fluocaril, Kukident, Vicks, Braun…

Según la empresa, en el 90% de los hogares españoles hay, al menos, un producto suyo. Eso se debe, a entre otras cosas, a que es uno de los tres mayores anunciantes en España. Y eso que, durante los últimos años, ha reducido sus marcas en el mundo, de más de 200, a sólo 65. Porque también suyas fueron Duracell o Pringles.

Juan Roig

El lado anónimo de Juan Roig: suspensos, cañones, y pico y pala

El presidente de Mercadona, Juan Roig (Valencia, 1949), fue un buen estudiante. Primero en una escuela jesuita en la ciudad que le vio nacer;...

Hablando de Pringles, están siguen estando en los lineales de los supermercados españoles. Esto se debe a que Kelloggs se la compró a P&G. Y Kelloggs, nacida en 1906 en Michigan, no le va la zaga en cuanto a productos disponibles para el público en España. Aquí aterrizo a principios de la década de los 80 del pasado siglo XX.

Es la fábrica que tiene situada en la localidad tarraconense de Valls el punto de partida que sirve para dar de desayunar a miles de familias: Special K, Choco Krispies, Corn Flakes, All Bran, Frosties, Miel Pops…

DIFÍCIL RESISTIRSE

Si piensa que es inmune a estos productos nacidos en las tierras del Tío Sam, a lo mejor está equivocado. Porque hay más compañías del país presidido por Donald Trump que, por ejemplo, endulzan su vida. Es el caso de Mondeléz, cuyos orígenes se remontan a 1923, y que aterrizó en España en 1989 cuando la multinacional británica Cadbury compró Chocolates Hueso (Cadbury fue una de tantas empresas que acabó cayendo en las redes de la multinacional estadounidense).

Galletas como Fontaneda, Oreo, LU, Chips Ahoy TUC, o Belvita; chocolates como Milka, Suchards, Cote d’Or, o Toblerone; chicles y golosinas como Trident o Halls; o el queso Philadelphia forman parte de su portfolio, y de tu cesta de la compra. Ya seas más de dulce, o de salado.

Una situación que se repite con Mars. Porque esta firma que se alumbró en Virginia en 1932 también tiene chicles (Orbit), caramelos (Sugus) y dulces (M&Ms, Mars, Twix o Snickers). Y si, además, es amante de las mascotas, las marcas Royal Canin, Pedigree o Whiskas son suyas.

Por último, General Mills. ¿Lugar de nacimiento? Minnesota. ¿Año? 1866. ¿Presencia en España? Durante más de tres décadas. ¿Productos que salen de sus fábricas? Los helados Häagen Dazs, las fajitas y otros productos similares de Old El Paso,las barritas de cereales Nature Valley, los bizcochitos Fibre One, y los espárragos o maíz gigante Verde. Su fábrica en la localidad navarra de San Adrían exporta Old el Paso y Nature Valley a más de 36 países.

Todo un orgullo para Donald Trump. Más si, al frente de todas ellas, estuvieran norteamericanos de pura cepa como él. Porque da la casualidad que, por ejemplo, el CEO de Pepsico en la actualidad es español: Ramón Laguarta. El máximo responsable de Coca-Cola, James Quincey, es británico. Mientras que el de Mondeléz International, Dirk Van de Put, es belga. Como solían decir los abuelos, no se puede tener todo en esta vida.