A finales de año se celebra una de las fiestas más esperadas, emotivas e importantes para miles de familias. Una ocasión perfecta para disfrutar de la compañía de los seres queridos, donde cada detalle es esencial  y en el que se pone un especial empeño por que todo encaje y sea perfecto. Uno de los elementos más importantes, a los que se presta más atención en Navidad es sin lugar a dudas el imprescindible árbol, el cual desde hace años es objeto de debate, ante la duda de optar por un árbol de Navidad artificial o natural. Dos opciones a priori interesantes, pero no igualmente recomendables.

A pesar de que el árbol natural es el más tradicional, hay razones de peso que pueden inclinar la balanza hacia la opción artificial; una alternativa que cada vez es más interesante y preferida por los usuarios que desean disfrutar de un árbol de Navidad de gran calidad, de buenos materiales y a un precio excepcional. Un producto que por su alta demanda, y para evitar subidas injustificadas de precio, es recomendable adquirirlo unas semanas antes, optando por comprar el árbol de Navidad el Black Friday, y así asegurarse de que se recibirá en casa, sin agobios ni el estrés añadido de estos días.

La mejor y más económica opción para Navidad

Los primeros modelos de árboles artificiales que salieron al mercado eran realmente toscos, de baja calidad, fabricados con materiales poco realistas y estéticamente mediocres. Con los años se ha realizado un gran esfuerzo por diseñar modelos más estilizados, prácticos, cómodos, y lo que es más importante: económicos. Modelos de árboles navideños artificiales, que cada vez más, convencían a los usuarios más exigentes, aún reacios a instalar en sus casas un árbol para Navidad artificial.

Junto a su diseño y variedad hay otros motivos que avalan la opción artificial. Uno de los más importantes es el ecológico. Cortar un árbol, o incluso trasplantarlo a una maceta durante unos días en el interior, acarrea un sufrimiento y agotamiento obvio e innecesario para el árbol. Además, la opción natural no siempre es estética, ni guarda una armonía en sus ramas y conjunto Igualmente, si no se ha limpiado previamente, puede poder portar insectos, y posiblemente desprender restos vegetales en forma de pequeñas hojas, que hay que limpiar y recoger casi a diario.

Los árboles naturales requieren de un cuidado y una higiene extrema; algo que requiere un valioso tiempo y una atención extra, que en Navidad, debido al estrés típico de estas fechas, puede ser un verdadero calvario. Otro motivo de optar por los diversos modelos artificiales es la durabilidad. Uno natural pierde paulatinamente su vigor, belleza y color a los pocos días de cortarse o trasplantarse; algo por lo que no hay que preocuparse en los modelos artificiales, que conservan durante años su atractiva apariencia.

La gran variedad de modelos de árboles artificiales que hay, con diferentes estilos y colores, así como el gran realismo que tienen muchos de ellos, junto a la excelente facilidad para montarlos, desplegarlos y guardarlos para el siguiente año, inclinan claramente la balanza hacia la opción artificial. Una excelente manera de decorar el hogar para estas fechas, con un elemento de gran belleza, ecológico, de cuidado diseño y con una amplia variedad de calidades, tamaños y de precios, para todo tipo de gustos y bolsillos.

El mejor momento para comprar un árbol de Navidad   

Pocas fechas a lo largo del año son tan recomendadas y esperadas para adquirir todo tipo de productos y servicios como el Black Friday. Una oportunidad única para disfrutar de grandes descuentos, muchos de ellos de hasta el cincuenta por ciento, que por su proximidad a las Navidades, son perfectas para aprovechar las ofertas y promociones de árboles artificiales navideños y de todo tipo de objetos decorativos, tecnología o ropa.