Apple

Apple ha dado un paso más en Estados Unidos al crear el pasado martes su propia tarjeta de crédito, que será conocida como ‘Apple Card’. Para este proyecto la compañía tecnológica ha contado con la colaboración del banco de inversión Goldman Sachs y Mastercard, según ha informado la entidad a través de un comunicado.

Apple remarca que se trata de un nuevo tipo de tarjeta de crédito “diseñada para ayudar a los clientes a llevar una vida financiera más saludable”. Los usuarios pueden solicitarla en la aplicación Wallet de sus iPhones “en minutos” y comenzar a usarla en tiendas, aplicaciones y páginas web.

“Basada en la simplicidad, la transparencia y la privacidad, Apple Card no tiene tarifas, anima a los clientes a pagar menos intereses, ofrece una visión del gasto fácil de entender y presenta un nuevo nivel de privacidad y seguridad“, afirma la compañía, que ya comenzó a probar este servicio a principios de mes con un número limitado de clientes.

MÁS PRIVACIDAD Y SEGURIDAD

En la puesta en marcha de Apple Card, la compañía ha contado con la colaboración de Goldman Sachs como banco emisor, aunque la entidad nunca compartirá o venderá los datos a terceras partes para cuestiones de marketing o publicidad. Además, se ha unido a Mastercard para contar con el apoyo de su red de pagos global.

Apple destaca que ha eliminado los intereses por pagos en el extranjero y las comisiones de mantenimiento de la tarjeta, así como los intereses de demora en caso de que se produzca un retraso en el pago de un préstamo.

La burbuja de deuda acelera: un bono austríaco renta más que Apple o Amazon

Los inversores han empezado a entonar el llamado: 'Tonto el último'. La inundación de bonos que hay en la actualidad, junto a...

Asimismo, ha vinculado a la tarjeta un programa de recompensa que remunerará a los usuarios de su tarjeta con el 2% de cada compra realizada. En caso de que las transacciones involucren un producto o servicio de Apple, la bonificación escala al 3%, un porcentaje que también se aplicará en empresas con las que alcance acuerdos como Uber.

Por otro lado, incide en que la tarjeta ofrece un “nuevo nivel de privacidad y seguridad” con una arquitectura única que implica que Apple no conozca nunca dónde compra un cliente, qué compra o cuánto ha pagado.