Apple

Apple se ha comprometido a informar mejor a sus usuarios tras haber sido investigada por obsolescencia programada por la Autoridad de Mercados y Competencia de Reino Unido. Recientemente recibió dos multas por un importe total de 10 millones de euros por obligar a hacer unas actualizaciones a sus clientes que redujeron la vida de sus dispositivos.

En concreto, el regulador de competencia británico empezó a investigar a Apple el pasado mes de agosto debido que varias de sus prácticas podrían ser contrarias a la legislación sobre los derechos de los consumidores vigente en el archipiélago británico.

La investigación se centró en los usuarios del iPhone no fueron informados de que el rendimiento de sus dispositivos podía empeorar después de que Apple publicara una actualización destinada a gestionar el uso de la batería. Asimismo, los usuarios tampoco tenían información accesible a su disposición sobre la salud de sus baterías, ya que esta se degrada con el tiempo.

PROBLEMAS EN EL PASADO

La CMA ha cerrado el caso este miércoles después de que la compañía de Cupertino se haya comprometido a notificar “siempre” a sus usuarios en caso de que alguna actualización de software pueda “cambiar materialmente” el rendimiento de los teléfonos móviles.

Apple también proporcionará a sus clientes información “accesible” sobre el estado de la batería, así como una guía para que los usuarios puedan “maximizar” su vida útil y así evitar reparaciones innecesarias.

Apple

Calma tensa en Apple: el ‘caso Huawei’ pone en jaque su futuro

En el mismo corazón del Apple Park, situado en la esquina sureste que conforman la autopista Interestatal 280 y el bulevar de Anza, en...

En octubre, los reguladores de competencia de Italia ya impusieron dos multas a Apple, de un importe total de 10 millones de euros, por haber obligado a los usuarios del iPhone a realizar actualizaciones de sus teléfonos móviles que redujeron el rendimiento de los dispositivos.