Foto: Daniel Acker/Bloomberg

La banca de inversión estadounidense sigue explorando posibilidades de negocio para Apple. En esta ocasión, ha sido Morgan Stanley el que ha apuntado que el próximo gran nicho al que podría apuntar la firma de Cupertino sería el sanitario, más en concreto el seguimiento y la atención médica que realizase sobre sus millones de clientes gracias a sus dispositivos. Con ello, la firma dirigida por Tim Cook se podría convertir en el gran actor de una industria que no para de crecer.

El centro del negocio para Apple se realizaría a través del receptor de datos físicos y moleculares que posee en cada uno de sus usuarios, el Apple Watch. En principio dicho dispositivo sería el eje central, aunque obviamente no sería muy complicado adaptar también el propio iPhone (los nuevos que vayan saliendo en años) para dichas tareas, gracias a la ingente cantidad de información que es capaz de recoger de cada persona. Además, esa faceta de supervisar la salud podría dar un impulso a las ventas creando un círculo virtuoso.

La alternativa, además, es muy interesante para la firma dirigida por Cook, ya que cuando Morgan Stanley habla de “grandes posibilidades” realmente lo son. Normalmente, los estudios de mercado ofrecen tres escenarios distintos que se mueven entre el más optimista y el más conservador, en este caso el gigante de la inversión pone cifras a los tres: en el bajo, estima unos ingresos de hasta 15.000 millones de dólares en 2021. En el segundo, los ingresos ascenderían llegado el 2027 a los 90.000 millones, mientras que el más optimista supondrían 310.000 millones de dólares.

Haasting llega a España en mitad de los rumores sobre subidas de precios de Netflix

- Su majestad Felipe VI, ¿usted utiliza Netflix?- No solo lo uso, Reed, sino que me declaro un gran seguidor de 'Paquita Salas’. De...

El siguiente punto, una vez vista la recompensa, es como Apple podría llegar a alcanzar dichas cifras. Morgan Stanley también establece un calendario para ello: la primera sería lanzar más objetivos que siempre llevemos encima (lo que llaman más técnicamente como wereables) con funciones médicas, éstas irían en contacto con diversos puntos del cuerpo del que obtendrían información para posteriormente tratarla.

La otra gran alternativa sobre la mesa es añadir más sensores al Apple Watch, de tal manera que pueda medir la glucosa en sangres, por ejemplo, o detectar de manera más precisa la presión sanguínea. Pese a que todavía son proyectos muy en el aire todo lo que está sobre la mesa es muy real, ya que ya existían unos auriculares con sensores médicos (que Apple podría replicar), y en cuanto a los otros puntos, el primero es un rumor largamente extendido. En el segundo, la propia compañía lleva trabajando tiempo en ello con la idea de monitorizar el sueño.

Los planes podrían ir más allá, ya que se podría apostar por comprar una compañía de salud o directamente un entramado hospitalario como ya han hecho otros gigantes como Berkshire Hathaway. Aunque de hecho, ya tiene algo similar denominado AC Wellness para sus empleados, lo que solo tendría que expandirlo. En definitiva, son muchos los frentes abiertos pero ninguno en los que se mueve Apple tiene un potencial como el sanitario que mueve la friolera de 3,5 billones de dólares, esto es tres veces toda la economía española.