Apple

Apple está preparando una nueva arma que le permita recuperar el pulso en el mercado y eleve los maltrechos ingresos de su buque insignia, el iPhone, tras encadenar varios trimestres a la baja. En este caso, se trata de un terminal ‘low cost‘ que se comercializaría el año que viene por un precio inferior a los 399 dólares, unos 360 euros actualmente. La intención inicial es recuperar cuota de mercado en China, donde se destinaría el grueso de las unidades, pero no se descarta que después pueda llegar a Europa.

La consolidación de Huawei o el crecimiento inesperado de Xioami han empezado a medrar los ingresos de Apple, en especial en países emergentes. Una situación que ha tenido su reflejo en las cuentas de la compañía y que ha llevado a Tim Cook y su equipo a preparar un plan de choque con un nuevo dispositivo, ya sacó uno similar en 2016 (el iPhone SE) que le dio grandes resultados, según señalan distintos medios especializados.

Por el momento, Apple no ha decidido que nombre le dará al nuevo modelo, pero se espera que sea una evolución del iPhone SE. Pese a que el contexto ha sido difícil para la firma, en pocos meses se ha visto en medio de una guerra comercial entre las dos grandes potencias mundiales que, además, son sus grandes mercados, también se ha resentido de una estrategia demasiado ambiciosa respecto a sus productos. Así, la continuada subida de precios que ha llevado a cabo a la hora de comercializar su dispositivo estrella le ha restado competitividad frente a unos competidores que no han levantado el pie del acelerador en los últimos años. De hecho, recientemente Huawei le arrebató el segundo puesto en el ranking mundial de vendedores de Smarthphones.

Ryanair

El secreto de Ryanair: así gana dinero con las huelgas de sus empleados

Si no fuera porque se trata de un tema doblemente serio, tanto por los perjuicios para los pasajeros como por la discriminación...

En cuanto al desarrollo físico del nuevo teléfono serán similares a las que puede ofrecer en la actualidad un iPhone 8. De hecho, el tamaño de la pantalla (que será de cristal líquido, lo que le permitirá ahorrar costes) del que será su modelo más económico, de 4,7 pulgadas, será igual al del prototipo presentado en 2017. Aunque por dentro, la historia será bien distinta, ya que contaría con características similares a los que sacó en 2018. Por su parte, la firma presentará en pocos días sus grandes novedades que incluyen el nuevo modelo de iPhone que contará con pantallas de diodo orgánico de luz (mucho más caras que las de cristal líquido). Además, de una cámara revolucionaria con tres lentes.

EL MODELO LOW COST COMO CABALLO DE TROYA PARA APPLE

Aunque es obivio que el proyecto low cost de Apple se circunscribe a una acción para recuperar cuota de mercado e ingresos, no se puede perder de vista la estrategia más a largo de la firma. La firma está trabajando en desarrollar un ecosistema completo que involucre todos los aspectos de la vida de cualquier persona. Hasta la fecha, solo se limitaba al ámbito de la comunicación (el teléfono es la herramienta más usada para comunicarnos), pero también está ganando importancia en el sector de la salud, realizar compras, movimientos financieros e incluso su posicionamiento como forma de pago ya se está consolidando.

Obviamente, de cada apartado Apple extrae un porcentaje como beneficios. Por ello, la firma sigue invirtiendo en desarrollar su segmento de salud, no ha parado de comprar patentes, de pago, o recientemente ha sacado su propia tarjeta que tiene una relación directa con Apple Pay. Pero claro, para todo ello necesita más usuarios ligados a la firma y la mejor manera de atraerlos es a través de su producto estrella el iPhone. Por ello, dicho movimiento podría traer todavía más beneficios para la compañía, porque le ayuda a extender su base de clientes más allá del habitual.