Edificio Apple Park

Apple está preparando el escenario para lo que debería ser su próxima gran revolución de cara a los próximos años, con el lanzamiento de nuevos productos y servicios que ayudarán a la compañía a seguir reduciendo su dependencia a los ingresos de su enseña, el iPhone. Para ello, la compañía ha pisado el acelerador en el desarrollo de I+D hasta acumular en los primeros nueve meses del año un gasto superior a los 12.100 millones de dólares, una cifra ligeramente inferior a la que se acometió en España en todo el 2016.

La firma de Cupertino ultima las presentaciones de hasta tres productos diferentes, cuyas presentaciones, y puesta en marcha, se espaciarán a lo largo del año. En primer lugar, en este mes de agosto llegará Apple Card para el gran público, con la ayuda de Goldman Sachs, con la que la compañía espera seguir profundizando en el mundo de los pagos (donde Apple Pay ya ha llegado a los 1.000 millones de transacciones). Por otro lado, Tim Cook, el máximo dirigente de la firma de la manzana, ha dejado para los meses de otoño la presentación de sus dos grandes atractivos: Apple Arcade y Apple TV +.

Para respaldar las nuevas vertientes de negocio que ha preparado, y está ultimando, la firma ha disparado sus cifras de I+D en los últimos años. Solo de un año para otro, los nueve primeros trimestres de 2019 frente a los del 2018, ese crecimiento ha superado el 15%, aunque si se mira el acumulado en los últimos años su evolución es enorme. Así, en el último lustro (desde su tercer trimestre del 2015) el dinero invertido por Apple se ha más que duplicado, al pasar de 5.847 millones hasta los 12.107 que registró en sus últimas cuentas.

Elon Musk, fundador de Tesla

Tesla camino del suicidio: bajará precios, aunque sea su ruina

Y Tesla volvió a cantar bingo, este pasado jueves, con sus resultados semestrales: pérdidas acumuladas de 1.100 millones hasta junio y derrumbe...

Además, ese crecimiento de la inversión por parte de Apple ha ganado velocidad en los últimos años, a medida que necesitaba desarrollar nuevas líneas de productos para solventar la desaceleración de ingresos que llegaría con el iPhone. Así, mientras que entre 2015 y 2017, que incluye tres periodos, el coste asociado a dicha cuenta creció en 2.737 millones, en los dos siguientes se disparó en 3.523 millones, esto es un 28,1% más. Además, los más de 4.000 millones de dólares en los que creció la partida de I+D en este último trimestre, el tercero de su año fiscal, es el mayor crecimiento entre trimestres de la serie histórica.

Con dicho incremento, la firma tecnológica superará, presumiblemente, por primera vez a una economía como la española en el volumen de inversión. Así, en su año fiscal correspondiente al 2017, lo cerró en octubre de ese mismo año, desembolsó algo más de 10.000 millones de euros en I+D, mientras que la última Estadística sobre esa misma actividad realizada por el INE sobre el conjunto de España alcanzó los 14.052 millones. Para el año fiscal del 2018, la compañía sumó 12.800 millones de euros y para el de este año se espera que supere los 15.000 millones de euros, lo que le podría llevar a superar las cifras españolas.

APPLE POSEE 102.000 MILLONES EN EFECTIVO

La enorme capacidad de inversión de Apple en I+D se produce gracias a la enorme montaña de efectivo que posee para operar, de hecho, los últimos resultados mostraron que guarda en caja más de 102.000 millones de dólares. Con ello, la compañía no solo logra acelerar el volumen de productos que es capaz de sacar al mercado, sino que también ha incrementado notablemente el número de empresas que adquiere. El último gran movimiento ha sido la compra del negocio de módems para smarthphones de Intel por 1.000 millones, que la firma de Cupertino oficializó en la presentación de resultados.

Todo ello, busca hacer olvidar los malos momentos por los que todavía transita su buque insignia, el iPhone. Así, las ventas de móviles ascendieron a 25.986 millones de dólares (unos 23.295 millones de euros), un 11,8% por debajo de la cifra reportada un año antes. Por su parte, sus otros grandes baluartes sí mostraron un mejor desarrollo: las ventas de mac sumaron 5.820 millones de dólares (5.217 millones de euros), con un crecimiento del 10,7%, y las del iPad un 8,4%, hasta 5.023 millones de dólares (4.502 millones de euros).

Con todo ello, la firma de la manzana se alzó en sus nueve meses fiscales con un total de ingresos de 196.134 millones dólares, frente a los 202.695 millones de hace un año. Una caída que viene explicada por el colapso del iPhone trimestres atrás, aunque han sido matizadas gracias al buen desarrollo de la división de Mac y iPads, y también de los negocios, ya que el mayor incremento de sus ingresos se registró en el negocio de ‘wearables’ y otros dispositivos, con un avance anual del 48%, hasta 5.525 millones de dólares (4.952 millones de euros), y en el negocio de servicios, cuya facturación alcanzó los 11.455 millones de dólares (10.268 millones de euros) en el trimestre, un 12,6% más.