Andy (Android Pie) con un trozo de pastel

Google está desarrollando la nueva versión de Android Q. Ya hay algunos Beta en los que se aprecia cuál serán los cambios que vendrán para la futura versión de Android para dispositivos móviles. Pero en la actualidad, Android Pie es el nombre clave de la versión Android 9.x. Se está empleando en multitud de los nuevos modelos de smartphones y tablets que se han comercializado recientemente.

Por lo general, las nuevas versiones siempre suelen gustar, traen mejoras con respecto a las anteriores, aunque no siempre es así. A veces los usuarios echan de menos funcionalidades o cosas de las versiones previas que se han eliminado. Los desarrolladores no siempre aciertan con esto.

Windows 8 fue un claro ejemplo de un sistema que puso de acuerdo a desarrolladores y a usuarios en que no gustaba. Prueba de ello es que Microsoft dio un paso atrás con Windows 10 y volvió a una interfaz similar a la de Windows 7 y modificó lo que no gustó a desarrolladores…

Pero los desarrolladores del sistema operativo Android Pie y de las APIs o bibliotecas, que se usan para programar y crear apps para este sistema operativo, también suelen meter la pata. Crear interfaces que no agradan a sus propios desarrolladores de apps. Esto es lo que sucedió en Microsoft WIndows 8, especialmente para los desarrolladores de videojuegos, aunque luego repararon el error.

En el caso de Android Pie ha vuelto a ocurrir algo similar, y los cambios no han gustado a todos. Otra de las cosas que Google debería reparar es la fragmentación del mercado Android. Actualmente conviven muchas versiones diferentes, y no todas ellas tienen retrocompatibilidad. Ha habido algunos cambios que hacen que una app para una versión moderna no sea compatible con un sistema anterior o viceversa.

La nueva API de Android

Android 9 Pie presenta una nueva API (28) con características modificadas y nuevas para usuarios y desarrolladores. Aunque también es verdad que existen algunos cambios positivos e importantes, como es el soporte para WiFi 802.11mc, un nuevo estándar con importantes mejoras. También se ha agregado ImageDecoder para modernizar el sistema de diseño y mapas de bits, API para redes neuronales, mejoras de seguridad, etc.

Pero, por ejemplo, una de las cosas más polémicas viene del mundo Apple. Es el famoso notch. Algunos dispositivos de Android Pie y otras versiones de Android han copiado este elemento de los dispositivos de la manzana. Algo que ha descontentado mucho a los usuarios que veían cómo algunas apps no se adaptan a la mueca de la pantalla y se corta parte de la ventana que no se puede ver.

Pues bien, la solución dada en Android Pie y otras versiones, ha sido incluir en la API una serie de recursos compatibles con el recorte de pantalla. Una chapuza que no gusta a nadie. Lo que hace es reducir las dimensiones de la ventana de la app o videojuego para adaptarse a este tipo de pantallas y que el notch no tape nada.

Lo peor es que en dispositivos sin notch, la ventana no se adapta a la totalidad de la pantalla, y eso significa que la superficie de trabajo total se minimiza. Quizás el notch parecía una solución inteligente para posicionar cámaras y altavoces en dispositivos donde se quería llegar con la pantalla hasta todos los bordes, pero es algo que ha resultado un invento estúpido.

Foto de El sistema Android se enfrenta a 362.700 virus al mes

El sistema Android debe enfrentar más de 350.000 virus al mes

El sistema operativo de Google podría acabar el año con cuatro millones de aplicaciones infectadas. ''La seguridad virtual de los usuarios pasa...

Finalmente, para aprovechar todas las funciones nuevas de Android Pie, no basta con instalar la app en el nuevo Android, sino que hay que reescribir el código y adaptarlas a la nueva API si quieres que aprovechen todas. Por tanto, más trabajo extra para desarrolladores. Algo que no sucede cuando el salto a una nueva versión no implica este tipo de cambios.