Ana Botín

La presidente de Banco Santander, Ana Botín, exige “normas claras y efectivas que nos garanticen a todos, consumidores y empresas, que toda Europa es realmente un espacio digital único que impulsa la innovación en el que los derechos y las obligaciones, así como los efectos externos y no deseados se reparten de forma equitativa”.

La dirigente intervino en la XI Conferencia Bancaria Internacional Santander 2018 celebrada el 7 de noviembre en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte (Madrid). Bajo la temática de una banca responsable en una época de disrupción, Ana Botín comenzó su charla destacando que “el mundo cambia cada vez más rápido y el futuro ya no es lo que era”.

El principal factor de esta exponencial aceleración reside en la tecnología. “Hace posible que los bancos cumplamos con la misión de ser más responsable”, declaró. No obstante, Ana Botín incidió en que “hay mucha ansiedad, incertidumbre y enfado sobre cómo se reparten los costes y los beneficios del cambio tecnológico”. Por ello, el papel de los bancos para lograr la confianza de los clientes es clave en este momento.

banca

La banca respalda un bloque común frente a las fintech

Cuentan lo más viejos del lugar que antaño, cuando uno quería ser cliente de un banco, había que ir a una sucursal. Ahora, los...

En el mundo donde el consumidor está muy empoderado, conectado y exige experiencias personalizadas a cualquier empresa, los datos se alzan como un valor trascendental para que los bancos satisfagan las necesidades de sus clientes. “Esperan más que nunca de los bancos; tienen que ser seguros, eficientes y responsables, capaces de ofrecer productos personalizados, interacciones relevantes cuándo y cómo lo decida el cliente a bajo coste”, declaró Ana Botín. “Por ello, el banco responsable del siglo XXI tiene que estar a la vanguardia en tecnología para sobrevivir”, ahondó.

Para alcanzar estas experiencias diferenciales hay que tener mucho cuidado con las regulaciones. La presidenta de Banco Santander se quejó durante su intervención de las “numerosas asimetrías regulatorias europeas relacionadas con el asesoramiento financiero, los requerimientos de capital y, por supuesto, las leyes fiscales”.

En el horizonte de esta reflexión están las nuevas fintech y empresas emergentes. Según la directiva, tienen “reglas sobre requerimientos de capital, requerimientos de seguridad, cumplimiento y uso de los datos radicalmente diferentes”. De ahí que Ana Botín solicite “leyes y regulaciones neutrales que traten a las empresas de la misma forma cuando realizan el mismo tipo de negocio”. “Promover la transparencia es la mejor forma de garantizar la innovación que promueve la competencia y el crecimiento sostenible”, ahondó.

Es por ello que Ana Botín reclamó de manera “urgente” nuevas normas que puedan reconciliar a la sociedad digital con los valores tradicionales ya que “las fronteras entre sectores y mercados se han diluido”.

Ana Botín recordó que “poner parches a las normas del mundo anterior a Internet no funciona”. Por todo lo expuesto durante su ponencia, la presidenta de Banco Santader levantó la voz para pedir “leyes que garanticen que todas las empresas contribuyen con su parte justa y donde se genera el beneficio a las necesidades sociales de nuestras sociedades”.

Comentarios