Prime Video
'Little fires everywhere'

Amazon Prime Video, sin tanto boato como otras plataformas, ha conseguido tener un catálogo que en estos momentos empieza a quedarse sin competencia. A base de inversión, ha conseguido películas y series de estreno, de toda la vida, de pico fino, trazo grueso, para madres, padres o hijos díscolos. ¿Se podría decir que presenta la oferta más completa (dejando al margen la variable del precio)?

No hay día que Prime Video no sume alguna serie que llame la atención. Así ha sucedido recientemente con ‘El ala oeste de la Casa Blanca’ o ‘Hijos de la anarquía’. La primera, hasta ahora no estaba en ninguna plataforma, y se trata de un “must” seriéfilo; la segunda, que podía verse en Netflix, consigue también aquí su hueco en otra estrategia de Amazon: tener grandes títulos que están en la competencia.

Pero es que la capacidad de presentar novedades de hoy y de ayer es inmensa. Este verano se ha despegado con ‘Inés del alma mía’ y ‘Little fires everywhere’, a lo que se debe sumar el clásico español noventero ‘Al salir de clase’. ¿Y todo eso merece más que los rimbombantes estrenos de Netflix o HBO? Ahí está la clave. Estas dos plataformas, las dos más populares hasta ahora, se han “especializado” para picos finos y cuellos altos. Gente de series que les gusta ver series. Sin embargo, Prime Video está consiguiendo ser una plataforma de entretenimiento masivo.

Al final, mucha gente -pese a tener 2 o 3 plataformas- termina dando uso solo a una. Por lo general, donde la variedad puede aglutinar a más gustos divergentes. ‘La que se avecina’, ‘Anatomía de Grey’, ‘Mr.Robot’, ‘Expediente X’, ‘Mentes criminales’, ‘Lost’, ‘The man in the High Castle’… y hasta ‘Física o Química’. Es decir, el usuario puede sucumbir al pedanterismo social, o también ver lo que te gusta. Esa es la apuesta de Prime Video.

Todo ello sin contar que también llevan un tiempo metiendo cine clásico. Tienen su “blanco&negro”, películas noventeras, sagas actuales… un añadido cinéfilo que no logra conjuntar la competencia pese a que también tienen ración de cine.

¿Y QUÉ PASA CON LOS ESTRENOS DE MODA?

Desde hace tiempo Filmin usa un eslogan muy bueno del tipo: “Éstos fueron los influencers de su tiempo”. Es decir, la plataforma española, especializada sobre todo en cine clásico y para paladares desarrollados, tiene una apuesta clara y se aleja de los últimos estrenos. Y le está yendo muy bien. Pero al final se dirige a un nicho muy concreto. Algo similar a Disney+, cuya apuesta es el comercialazo; o Netflix y HBO, que entran en la guerra de la calidad actual que aspira a los Emmy.

¿Pero qué hacer con los advenedizos al mundo de las series? Aunque más allá del ombligo de la persona que ve series con asiduidad, la realidad es que todavía hay personas que tiran de La1 y Antena3 para colmar sus expectativas. Pero poco a poco, a base de compartir la contraseña sin querer, van descubriendo las plataformas. Y esa gente, novata por esos lares, lo mismo quiere cascarse los 1.000 capítulos de ‘Prision Break’ o ‘Shameless’. O incluso quiere ver ‘Hospital Central’ porque en su día le hizo gracia.

Y todo ello sin rechazar a las series que están anunciadas en las lonas de obras en Madrid como ‘Hunters’ o ‘Goods Omens’. Sumar caspa noventera española, y actual, con series históricas y grandes títulos… películas, cine comercial…