Amazon

La crisis generada por el coronavirus ha dejado tiritando a medio mundo. El otro medio sobrevive como puede; y tan solo unos pocos resisten. Entre ellos destacan los fabricantes de mascarillas e hidrogeles, y Amazon. De hecho, el segundo -que es capaz de vender los productos de los primeros por internet-, suma doble. Y en ese contexto, el gigante estadounidense del ecommerce encara un final de año con grandes perspectivas.

El pistoletazo de salida ha llegado este martes 13 de octubre con el ‘Amazon Prime Day’. Una suerte de Black Friday interno de la propia compañía que, durante dos días, tiene cientos de ofertas. De hecho, todos hemos sufrido desde la semana pasada una avalancha de publicidad sobre este evento. Además, cuenta con la amplificación de los medios de comunicación que usan la plataforma como generador de ingresos gracias al marketing de filiación.

Pero más allá de las miles de ofertas que presenta Amazon, el popular ‘market place’ está siendo el protagonista de estas semanas de prenavidad. Así, según una encuesta que referencia Bloomberg, se estima que un 50% de los usuarios de la plataforma harán casi todas sus compras únicamente de manera online. Es decir, que millones de personas en todo el mundo tienen pensado prescindir de las adquisiciones presenciales en tienda. Al menos mientras los contagios por covid sigan desbocados. Algo que sucede en muchas ciudades del mundo, y un ejemplo es Madrid.

En este escenario, y según recoge la agencia de noticias americana, Amazon estaría en una posición para hacer récord de ventas históricas en las fechas previas a la Navidad. Todo ello contando con la celebración del Black Friday, que este año se arrojará al comercio electrónico por motivos sanitarios.

AMAZON, EN CLAVE DE SEGURIDAD

Uno de los principales motivos que alzarán a Amazon como un triunfador en mitad de la pandemia tiene que ver, precisamente, con la seguridad sanitaria que ofrece el comercio electrónico frente a las visitas físicas a las tiendas o grandes centros comerciales. Así, pese a que mucha gente aparenta vivir en una burbuja de indiferencia a la hora de contagiarse, el temor se mantiene en la calle.

Amazon lo sabe, y ya se prepara para que el Black Firday sea una repetición de su propio ‘Prime Day’, pero con la repercusión mediática que tiene esta fecha en la mayoría de mercados donde opera, incluido el español. De esta manera será la guinda al pastel de su ciclo de venta.

Y es que Amazon, desde que empezó lo más duro de la pandemia, se ha adaptado a las necesidades de compra de los clientes. En primer lugar supo ofrecer los utensilios del hogar necesarios para hacer frente al encierro. Posteriormente, y con el teletrabajo como realidad, la electrónica de consumo fue el segundo gran impulso en ventas; y todo se remató con el ocio de exterior una vez que llegó el verano. Y ese ciclo se cierra ahora con las compras navideñas y los regalos.

LAS EXTERNALIDADES

La situación encaja como un guante en la mano de Jeff Bezos, jefe de Amazon. Diferentes análisis de mercado en el ámbito del consumo estiman que muchas personas reducirán sus gastos durante las próximas semanas. Sobre todo lo relacionado con viajes y ocio. Este ahorro, a quien se lo puede permitir, llevará a realizar otro tipo de consumo, sobre todo más doméstico. Y aquí es donde entra en juego de nuevo el ecommerce.

Este contexto de compras “por capricho” favorece el uso de Amazon, sobre todo en productos que no son de primera necesidad, pero que ante la falta de compras presenciales en centros comerciales y establecimientos físicos, se usa el comercio electrónico. El marketing sabe bastante sobre este tipo de cuestiones.

Por último, esta situación se pone de cara para Amazon porque muchos de sus grandes rivales, caso de El Corte Inglés en España, Fnac o tiendas especializadas, todavía siguen desarrollando sus sistemas de comercio electrónico sin que hayan calado sobre la opinión pública. Al menos con impresión positiva. Y eso es algo que todavía puede explotar, como ‘market place’ que funciona y de confianza. Aunque muchas veces falle.