El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, cree que en septiembre habrá Ley de teletrabajo y considera que el procedimiento debería ser el de un Real Decreto Ley y de tramitación parlamentaria como proyecto de Ley.

Por otro lado, ha resaltado que no ve que haya ningún elemento que impida que se llegue a un acuerdo para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 30 de septiembre.

Para Álvarez, las cuestiones que están encima de la mesa deberían posibilitar un acuerdo y cree que debería ser “inminente”, sin tardar “excesivamente” en acercar posturas.

En concreto, sobre teletrabajo, el líder sindical ha dejado claro que ya ha habido un debate “muy amplio” y que en el mes de junio o julio se entendía que se necesitase más tiempo para hablar y hacer aportaciones, pero que el borrador de proyecto de Ley que se encuentra sobre la mesa en estos momentos ya ha sido modificado “de manera importante” por todas las organizaciones que participan en el diálogo y cree que “esto ya no da más de sí”.

“Con toda franqueza debemos apurar la Ley del Teletrabajo en un periodo no muy largo de tiempo. Me gustaría que no fuese más de dos semanas y que empiece entonces el proceso de implementación”, ha apostillado Álvarez, tras apuntar que cree que el proyecto que hay encima de la mesa es “innovador” y puede marcar pautas en la Unión Europea y que, además, es “equilibrado desde el punto de vista de los derechos y deberes”.

Respecto a las quejas de la patronal, el máximo representante del sindicato ha afirmado que las propuestas de CEOE están en parte recogidas en el actual anteproyecto de Ley y ha dejado claro que “uno no puede sacar el 100% de lo que pide”. “Creo que el proyecto actual es equilibrado y si la CEOE quiere alguna otra cuestión, que la plantee, la vamos a discutir, pero no podemos hacer una Ley que no sirva para regular el teletrabajo”, ha sentenciado.

Asimismo, ha aprovechado para dejar claro que el teletrabajo no va a continuar siendo el “chollo” que ha sido durante la pandemia. Sin embargo, ha pedido que le expliquen cómo se va a pedir a las empresas privadas que apliquen una regulación de teletrabajo de una naturaleza y que no se vaya a aplicar a las administraciones públicas para el personal laboral. “No es muy razonable”, ha dicho.

Gobierno sindicatos y empresarios han retomado este martes las negociaciones de cara a la regulación del trabajo a distancia, y lo han hecho con un nuevo texto sobre la mesa, remitido hace unos días a los agentes sociales.

Sobre los ERTE, Álvarez ha asegurado que no hay líneas rojas, pero que el sindicato sí que va a decir lo que opina. “Las perspectivas de acuerdo son necesarias, no nos planteamos otro escenario”, ha añadido.

“No veo a UGT ni a los sindicatos en general llegando a un acuerdo que no mantenga las retribuciones económicas actuales”, ha apostillado, tras recordar que en estos momentos, tras la reforma del PP, la retribución pasa de ser el 70% del salario del trabajador al 50% cuando pasan 180 días.

“HAY MARGEN PARA ACORDAR”

No obstante, ha incidido en que hay margen para acordar. “No nos hemos sentado en la mesa, ni siquiera no se ha dicho que no, pero, en todo caso, los que tienen que negociar tienen que saber que este es un tema que no tiene muchas posibilidades de solventarse si no es manteniendo la actual cobertura económica para personas que están en ERTE“, ha resaltado.

En este punto, también ha pedido que se dé cobertura a las personas que están en desempleo porque perdieron su trabajo antes de la pandemia y que se acuerde un sistema digno de protección para estas personas. Asimismo, considera que se debe solventar todo lo que tiene que ver con la situación de los fijos discontinuos, porque “decenas de miles de trabajadores no van a tener la posibilidad de cobrar el desempleo, mientras que en situación normal, tras el verano, sí la tendrían”.

“Queremos retomar el mes de septiembre bajo dos premisas: máxima seguridad, lucha contra la pandemia y desarrollo económico de nuestro país, pero también puesta en marcha de las políticas necesarias para salir de la situación en la que estamos”, ha señalado.

ABRIR LAS MESAS DEL DIÁLOGO SOCIAL

Por otro lado, ha apostillado que le gustaría que esta nueva normalidad no obligue a seguir tomando medidas solo de carácter coyuntural. Desde su punto de vista, se deben abordar de fondo los temas que estaban encima de la mesa antes de la pandemia y que han ido “engordando” a medida que se ha esparcido el virus.

En este sentido, ha pedido que se abran las mesas del diálogo social que se acordaron el pasado 3 de julio en el documento que se firmó entre el Gobierno y agentes sociales en la Moncloa.

“Queremos abrir el proceso de negociación, que tiene que ser un proceso que no se pueda dilatar mucho en el tiempo, porque hay una parte que debería ir a los Presupuestos del año que viene”, ha resaltado, tras apuntar que se debería hablar de hacia dónde va a ir este país desde el punto de vista de utilización de recursos de la Unión Europea.

Así, cree que se debe hablar del modelo productivo, pero también de cómo se avanza hacia una transición ecológica que sitúe al país a la cabeza de este proceso de reconversión que se está haciendo en toda la Unión Europea de ir hacia un continente verde.

También ha pedido que se constituya una mesa de pensiones y ha dejado claro que UGT no va a entrar en un proceso de negociación de las pensiones si se piensa en recortarlas. “Para nosotros es necesario restablecer el equilibrio, es decir, volver al sistema que acordamos en el año 2011 y que el PP suspendió”, según Álvarez.

En esta línea, ha insistido en que no se va a salir de la crisis con el modelo de relaciones laborales actual, sino que “se va a salir mucho peor”. Por ello, ha dejado claro que va a seguir pidiendo la derogación de la reforma laboral.

PGE

Por último, sobre los Presupuestos Generales del Estado, el líder del sindicato cree que este momento sería “impensable pensar que el país no sea capaz de poder acordar unos Presupuestos que se centre en la situación actual”.

“Hace años que tenían que haberse aprobado unos Presupuestos, pero es que ahora son imprescindibles para dar cobertura a necesidades ciudadanos”, ha incidido, tras apuntar que se necesita una base Presupuestaria para herramientas como los ERTE, que en estos momentos están “cogidas con pinzas”. “No podemos seguir en una situación de provisionalidad”, ha resaltado.

Álvarez ha aprovechado para hacer un llamamiento “a que esa situación (que haya Presupuestos) se pueda producir”, tras apuntar que “ya habrá para la discrepancia y los proyectos ideológicos más fuertes”. “Ahora hay que abordar las necesidades y soy consciente de que esto quiere decir que haya unos PGE de izquierdas. La confrontación con otro modelo no creo que llevara al país a ningún sitio”, ha apostillado.