Los alumnos españoles de 15 y 16 años han mejorado su rendimiento en competencia financiera en el último informe PISA 2018 de la OCDE, donde obtienen 492 puntos, 23 puntos más que en la edición de 2015 (469), pero siguen situándose por debajo de la media y en la undécima posición de los veinte países participantes, según ‘PISA competencia financiera’, publicado este jueves.

Un 15% del alumnado español no alcanza en nivel básico (nivel 2 de 5), lo que le impide resolver asuntos sencillos de economía doméstica, como reconocer una factura, tomar decisiones sobre el gasto cotidiano o utilizar una tarjeta de crédito. De esta forma, España queda en línea con la media de la OCDE (15%). En la edición anterior, los alumnos españoles que tenían un nivel bajo representaban el 25%, diez puntos más que en 2018.

A lo largo de las tres ediciones del informe, el rendimiento medio en España en esta competencia del alumnado siempre ha sido inferior al promedio de la OCDE-5 y con esta mejora, la evolución sigue “el mismo patrón” que la del promedio de los países que han participado en todas las encuestas (Estados Unidos, Italia, Polonia y República Eslovaca).

Solo un 6% del alumnado español de 15 años alcanza el nivel máximo de competencia financiera (nivel 5), prácticamente la mitad que la media de la OCDE (10%). Este nivel certifica que los estudiantes saben analizar productos financieros complejos, resolver problemas más excepcionales de la vida diaria, comprenden de forma amplia en panorama financiero y son capaces de detectar una estafa financiera en un correo electrónico.

El informe sitúa a España, con 492 puntos, por debajo de la media de los 20 países participantes, por detrás de Estonia (547), Finlandia (537), Canadá (532), Polonia (520), Australia (511), Estados Unidos (506), Portugal (505), Letonia (501), Lituania (498) y la Federación Rusa (495). España solo está por delante de ante Eslovaquia (481), Italia (476), Chile (451), Serbia (444), Bulgaria (432), Brasil (420), Perú (411), Georgia (403) e Indonesia (388).

En España, este informe PISA 2018 se basa en una muestra de 36.000 estudiantes procedentes de 1.000 centros educativos del territorio nacional, de los que un total de 4.100 alumnos contestaron la prueba de competencia financiera.

UNO DE CADA DIEZ TIENE LA ‘APP’ DEL BANCO

Más de la mitad de los alumnos de 15 y 16 años (55% frente al 52% de la edición anterior) tiene cuenta bancaria, pero solo un 19% posee una tarjeta bancaria, muy por debajo del 45% de la OCDE. Solo un 11% del alumnado español cuenta con una ‘app’ móvil para acceder a su cuenta.

Por género, en España no hay diferencias significativas entre chicos y chicas a la hora de ser titulares de tarjetas o cuentas bancarias, si bien las chicas tienen menos confianza en usar servicios financieros digitales.

El informe destaca que el uso de la banca móvil tiene “impacto negativo” en el rendimiento de competencia financiera. En 2018, un 77% de los alumnos habían realizado compras ‘online’ y solo un 33% habían pagado a través del móvil.

UNO DE CADA TRES TIENE PAGA POR COLABORAR EN CASA

Un 34% del alumnado español tiene una asignación por hacer tareas domésticas, por debajo del 42% del promedio de la OCDE. Solo un 14% trabaja en un negocio familiar y un 21% asegura que lleva a cabo trabajos ocasionales como cuidado de niños o jardinería.

Entre las fuentes de ingresos del alumnado de 15 años llama la atención que solo un 18% tiene un trabajo fuera del horario escolar, por debajo del 38% de la media de la OCDE.

Comentarios de Facebook