El grupo francés de infraestructuras y transporte Alstom ha firmado un acuerdo de entendimiento con Bombardier y Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ) para comprar la división de trenes de Bombardier por entre 5.800 y 6.200 millones de euros, según ha anunciado la empresa este lunes en un comunicado.

De esta forma, Alstom culmina la adquisición cuya negociación había admitido a primera hora del lunes, después de que la prensa adelantara las conversaciones entre ambas compañías.

“La adquisición de Bombardier Transportation es una oportunidad única que viene en el momento ideal para Alstom, tras haber fortalecido de forma significativa su perfil operativo y financiero en los últimos cuatro años para acelerar su hoja de ruta estratégica”, ha explicado la firma.

Tras la transacción, Alstom incrementará su cartera de pedidos pendientes hasta un valor de 75.000 millones de euros, mientras que su facturación se elevará hasta 15.500 millones de euros. El importe por el que se ha negociado la compra se pagará en efectivo y nuevas acciones de Alstom, aunque los detalles todavía no se han finalizado.

CDPQ ha decidido que reinvertirá en Alstom los 2.000 millones que obtenga de la transacción, a los que añadirá 700 millones de euros adicionales. Esto convertirá al organismo en el mayor accionista de Alstom, con un 18% de su capital social.

A cambio, Alstom se ha comprometido a incrementar su presencia en la región de Québec (Canadá). Una vez finalizada la transacción, Montréal será la sede de Alstom en América, desde donde se dirigirán las operaciones y la expansión en el continente. Asimismo, la compañía creará en la región un centro de excelencia para diseño e ingeniería con el objetivo de crear soluciones de movilidad sostenible.

“Esta adquisición mejorará nuestro alcance global y nuestra habilidad de responder a la cada vez mayor necesidad de movilidad sostenible. Bombardier Transportation aportará a Alstom una presencia geográfica complementaria y un huella industrial en mercados en crecimiento”, ha explicado el presidente y consejero delegado de Alstom, Henri Poupart-Lafarge.

Comentarios de Facebook