endesa

Alsa obtuvo unas pérdidas netas de 34,6 millones de libras (38 millones de euros) en los seis primeros meses del año, frente a las ganancias de cerca de 40,4 millones de libras registradas en el mismo periodo del año anterior, debido a la paralización del transporte en España durante el confinamiento decretado a partir de marzo para frenar el avance del coronavirus.

Los servicios de Alsa de larga distancia redujeron sus servicios a la simbólica cifra del 5% durante los meses de confinamiento, con tan solo un 3% de clientes, según ha informado en su presentación de resultados National Express, compañía británica propietaria de la empresa española de transportes.

No obstante, el fin del estado de alarma y la recuperación registrada en la movilidad durante el verano ha provocado que los servicios de larga distancia de Alsa ya se encuentren al 40% de actividad, con un 45% de clientes.

Además, el grupo destaca que Alsa no presenta ningún riesgo sobre el 40% de sus contratos, sobretodo en el 60% de sus rutas regionales y en el 100% de las urbanas, mientras que, en el resto, cuenta con un “modelo flexible” que le permite adaptar la oferta a la demanda de sus clientes.

Los ingresos de la filial española se redujeron en un 31% en este periodo de tiempo, hasta los 305,4 millones de euros, la mayor parte procedente de los billetes de los pasajeros, aunque también aportaron las partidas referentes a los ingresos por contratos, al alquiler privado o a los subsidios.

PREVÉ UNA EXTENSIÓN DE LOS ERTE

National Express ha destacado el “apoyo” dado por el Gobierno español al transporte público durante esta crisis, señalando que ve “probable” que el Ejecutivo decida alargar los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para el sector, en función de que sean requeridos o no más confinamientos locales o amplias caídas de la demanda.

La compañía reconoce que el descenso de los ingresos se ha visto parcialmente compensado por los ERTE, que has supuesto una reducción de gastos en lo relativo al pago de nóminas. Además, avanza que ya han comenzado las negociaciones para que las compañías de transporte puedan acogerse a ayudas.

No obstante, también advierte que la concesión de futuras rutas en España permanecerá bloqueada durante todo el año e incluso “durante más tiempo”, ya que las autoridades tendrán en cuenta el impacto de la pandemia en el transporte.

PERSPECTIVAS DE FUTURO

En su conjunto, el grupo National Express perdió 91 millones de libras (100 millones de euros), como consecuencia de las medidas aprobadas por los gobiernos en todos los países donde opera en el contexto creado por la crisis del Covid-19.

Respecto a los ingresos, la compañía británica, incluyendo sus operaciones de Alsa también en Marruecos, así como en Norteamérica, Reino Unido y Alemania, facturó 1.031 millones de libras ( millones de euros), un 22,7% menos que en el primer semestre de 2019.

En su escenario más adverso, que contempla una recuperación de la economía mundial lenta, el grupo prevé recuperar tan solo el 60% de las expectativas que tenía antes de la crisis para su negocio a finales de 2020 y el 70% en 2021. La compañía, que cotiza en la Bolsa de Londres, cerró la sesión con una caída del 16,2%.