Guillermo Fuente_Co fundador Aloha Poké
Guillermo Fuente, cofundador de Aloha Poké.

En la calle Libertad 17, Madrid, se ubica un local decorado al estilo hawaiano desde junio de 2017. Este es el origen de una moda saludable que ha llegado para quedarse: el poke, una ensalada de pescado crudo procedente de Hawái, cuyo boom se extiende por toda España de la mano de Aloha Poké. La empresa creada por Guillermo Fuente y Carlos Ortiz en este establecimiento ya cuenta con 15 locales y un ambicioso plan de expansión para los famosos bowl de poke.

El balance de 2019 es muy positivo. “Hemos abierto un local cada mes o mes y medio. Es un ritmo de aperturas muy rápido. Pasamos de siete locales de 2018 a 15 en 2019”, explica el fundador en una entrevista en MERCA2. También han doblado la facturación: de 2,4 millones de euros a 5,2 millones de euros a cierre del último año.

Aloha Poké abrirá locales en 2020 en Vigo, Zaragoza, Pamplona y Las Palmas

Ahora el objetivo es abrir más tiendas propias –actualmente tienen cuatro y el resto son franquicias– ya que cuentan con “pulmón financiero” para hacerlo, cuenta Fuente. Así, para este año el plan contempla la apertura de seis locales en zonas como Vigo, Zaragoza, Pamplona y Las palmas; y alguno más que aun no están cerrados del todo.

Su rápido crecimiento no ha sido ajeno a los grandes inversores y fondos que han llamado a la puerta de Aloha Poké. “Escuchamos con interés las ofertas porque todo puede ser una oportunidad. Pero momento no vendemos”, reitera Fuentes.

Asimismo, el producto de Aloha Poké es ideal para las empresas de reparto a domicilio. “Nuestro producto está pensado para el delivery. Es frío, va en el bowl y es perfecto”, señala joven fundador, quien reconoce que aportan un gran volumen de facturación; aunque depende del lugar y la hora pico, es decir, no es igual un domingo por la noche en Madrid que en Bilbao.

De hecho, Fuente cuenta como al principio trabajaban con todas las plataformas, pero desde el pasado mes de septiembre solo lo hacen con Uber Eats tras firmar un contrato en exclusiva. “Al principio pasamos de cuatro plataformas con un volumen de ventas bestial a una”, indica el fundador, quien reconoce que las ofertas 2×1 de la plataforma “son para tratar de atraer todo este tráfico hacía Uber Eats. Es una inversión que asume la plataforma”.

LA AYUDA DE INSTAGRAM

Aloha Poké fue el primer poke en la capital, precursor en este segmento de la restauración organizada en nuestro país y pionero en apostar por el poke como una nueva referencia gastronómica en España. Pero sus inicios no fueron coser y cantar. Fuentes recuerda que tras coger la idea en EEUU, donde vivía y trabajaba, regresó a España con el objetivo de montar este negocio junto a su socio Carlos.

“Presentamos el proyecto al banco. Era un proyecto difícil con dos chavales sin recursos que querían montar algo que no existía. Y en una semana nos dieron el visto bueno. Vimos que tenía sentido”, cuenta sorprendido. Arrancaron con una inversión de 140.000 euros.

Desde el primer día la acogida fue buena, pero es cierto que tuvieron que dar a conocer un producto nuevo y lo hicieron a golpe de Instagram, influencers y medios de comunicación, pero “sin pagar por ello”, afirma el emprendedor. “Nuestro público estaba en las RRSS. El plato es muy instagrameable. Es de 20 a 45 años, gente sana, que sabe lo que quiere comer y cuidarse”

El modelo de negocio ofrece por un bowl de poke como una forma distinta de comer, basada en un producto saludable, rápido, asequible y personalizable. De hecho, el más consumido es el que permite al usuario personalizar su ensalada con los ingredientes que quiera: arroz, atún, salmón, salsas… Cada año cambian dos veces la carta y cada cuatro meses incluyen un bowl de temporada.