saludable

Los profesionales ocupados no podemos perder un solo segundo de nuestro día por lo que estamos obligados a buscar sea como sea una alimentación saludable. Nuestros cuerpos necesitan energía para seguir moviéndose a ese ritmo frenético. Si tú eres de los que trabaja a menudo durante el almuerzo, y trabajas horas y horas sin ni siquiera pararte para tomar un refrigerio, es posible que tengas dificultades para concentrarte y obtener aquellos resultados que tendrían que ajustarse con todo ese estrés laboral.

Hay algunas cosas que puedes hacer para mantenerte saludable mientras estás alimentando tu día. Solo unos pocos y simples cambios pueden producir una gran diferencia en tus niveles de energía, así como en tu salud en general.

saludable

  1. No te saltes el desayuno

A medida que se te está haciendo tarde para entrar en la reunión a primera hora de la mañana, lo último en que estás pensando es en parar para el desayuno. Pero el saltarse el desayuno se ha relacionado con un aumento en la obesidad y los riesgos de la diabetes, así como en el estado anímico matutino. Te estoy proponiendo algunas ideas rápidas y saludables del desayuno que puedes realizar durante el camino o una vez que hayas llegado a la oficina.

  1. Hacer realmente lo que conviene

Es probable que tengas poco tiempo para pasar por la tienda de comestibles, especialmente durante la semana de trabajo. Me encantan los comercios y las iniciativas que traen comida fresca de los agricultores locales directamente a mi casa y a la oficina. Las bolsas de merienda suelen ser perfectas para tenerlas cerca cuando necesitas un bocadillo. También pueden tener aves de granja fresca, huevos, productos, carne y otros artículos entregados, lo que le ahorra un viaje a la tienda o el mercado del agricultor. En las grandes ciudades hay varias empresas que se dedican a esto.

  1. Preparar las comidas con antelación

Una de las mejores cosas que puedes hacer es preparar aperitivos y comidas el día antes, especialmente si vas a trabajar durante el almuerzo. Pero ¿qué pasa si rara vez hay tiempo para comer juntos por la mañana? Pues esto se resuelve tan sencillamente como preparando durante el fin de semana las distintas comidas necesarias para consumir durante los días laborables. Compra envases de plástico que se pueden refrigerar o congelar y lo recoge cada mañana antes de salir para el trabajo.

saludable

  1. Invierte en barritas energéticas

Mira alrededor de tu oficina. Si no hay nada para merendar, puedes tener la tentación de correr por el pasillo hasta la máquina expendedora. Compra alimentos saludables como cajas de pasas o barras de energéticas saludables son una gran manera de obtener muchos beneficios para la salud sin atiborrarte a base de carbohidratos y colesterol.

  1. No comer y trabajar.

La multitarea ha demostrado ser un auténtico desastre para la cintura. En lugar de comer distraídamente una ensalada mientras estás trabajando en una propuesta, deja tu trabajo a un lado y concéntrate completamente en tu comida. Mejor aún, come fuera de la oficina sobre todo si es un día agradable y puedes combinar los beneficios del aire fresco con saborear tu comida. Tendrás una experiencia de comer más placentera y regresarás a tu escritorio sintiéndose más fresco.

  1. Comer y conocer

Mientras que comer distraído puede ser malo, la socialización tiene sus beneficios para la salud. Programa las reuniones del almuerzo tan a menudo como sea posible para asegurarse de que recibes una buena comida del mediodía. Podrías aprovechar la oportunidad para llevar a los miembros del equipo fuera de la oficina para reunirte con los clientes o establecer contactos con colegas locales.

saludable
Businessman getting water from water cooler
  1. Manténgase hidratado

Tanto si te gusta como si te disgusta su sabor, el agua es una parte muy importante para tener una buena salud. Considera la posibilidad de tener un refrigerador de agua en la oficina para que sea fácil para ti y los miembros de tu equipo mantenerse hidratado durante todo el día. Si esto no es posible, ten un refrigerador pequeño en tu oficina para contener agua embotellada.

  1. Elije opciones saludables en los restaurantes

Comer fuera es inevitable para un profesional ocupado, pero tú no tienes que conformarte con las opciones de comida rápida grasienta y cargada de colesterol. Casi todas las cadenas de restaurantes tienen opciones gastronómicas saludables para atraer clientes conscientes de la salud. Para ganar con seguridad, se adhieren a la parrilla en lugar de la fritanga y elegir las posibilidades sanas como frutas, sopas y ensaladas antes que patatas fritas o aros de cebolla.

  1. Haz que las cenas familiares sean una prioridad

Las cenas son un momento importante para las familias. Asegúrate de estar en casa todas las noches a tiempo para compartir una comida tranquila con tu cónyuge, pareja o familia. Si eres soltero, programa encuentros regulares con amigos donde disfrutes de una comida saludable. Esto te ayudará a mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida.

  1. Elegir calidad

Asegúrate de que la mayoría de tu dieta incluye alimentos nutrientes densos que te permiten lograr más con menos. Evita el azúcar y las calorías vacías y en su lugar asegúrate de que cada merienda y sea lo más saludable posible. Recuerda, vas a alimentar tu cuerpo y tu mente para que puedas conseguir más.

Si cuidas tu mente y tu cuerpo, verás que serás más productivo y que tienes más energía a lo largo del día. También te mantendrás saludable, lo que te permitirá evitar las visitas al médico y las continuas enfermedades. Cuando cuidas de ti mismo, no es solo tu salud lo que cuidas sino los beneficios de tu negocio.

Comentarios