Alicante
¿Cuándo será smart city Alicante?

Alicante se mueve’ es inminente. Esa es una de las frases más pronunciadas por los cargos públicos del consistorio alicantino cuando se pregunta por el proyecto. La realidad es distinta. En 2015 se conoció que la ciudad había sido seleccionada como una de las “inteligentes” para escenificar la potencia del internet de las cosas (IoT) y la conectividad entre objetos. A principios de 2019, con Red.es mediante, se licitó el concurso público para su desarrollo. Ahora mismo todo sigue empantanado en la administración, y empresas como Telefónica y FCC (entre otras tantas) se mantienen a la espera de resolución.

La historia arranca con la ‘II Convocatoria de Ciudades Inteligentes de la Agenda Digital para España’ que convocó el extinto Ministerio de Industria y Energía que posteriormente quedó englobado en Economía. Se lanzó en julio de 2015 y contó con un presupuesto total de 48 millones de euros, que finalmente se amplió a 63 M€. De estas ayudas podían beneficiarse los municipios de más de 20.000 habitantes de todas las comunidades autónomas españolas. A la convocatoria se presentaron un total de 108 proyectos, por valor de 261 millones de euros. Tras la resolución, se beneficiaran 14 proyectos. Uno de ellos es ‘Alicante se mueve’.

A grandes rasgos, la iniciativa cuyo nombre completo es ‘Alicante se mueve: Being smart’, del Ayuntamiento de Alicante, tiene como principal objetivo diseñar e implementar un sistema global en la ciudad que permita disponer de información estratégica sobre todos los aspectos relacionados con la movilidad.

Esta plataforma permitirá extraer indicadores sectoriales para ser utilizados por terceros y que se centren principalmente en la consecución de beneficios directos para el entorno urbano. Dispondrá de circuitos de televisión, sistemas de sensores para detección de matrículas, subsistemas de análisis de tráfico…

La idea es perfecta. La tecnología dota de inteligencia a las ciudades, y estas se hacen más accesibles. El problema es que son proyectos de mucha envergadura, costosos de hacer y difíciles de administrar. Una mezcla de todo esto ha provocado que el concurso de licitación para ver qué empresa se encarga se haya ralentizado. Así, compañías como Telefónica, FCC o Informática El Corte Inglés, que han mostrado su interés por acceder al contrato, valorado en 2,9 M€, ahora mismo se mantienen a la espera. Y todavía queda.

ALICANTE SE MUEVE, AVANZA PERO LENTO

Desde que en julio de 2015 se eligiese el proyecto de la ciudad de Alicante, se ha avanzado, pero de manera muy lenta. Así, antes incluso de entrar en la fase concursal del proyecto, se tuvo que hacer importantes análisis técnicos debido a la complejidad del proyecto. Asimismo, hasta el inicio de la licitación, según consta en los presupuestos públicos de la ciudad, ya se han realizado inversiones sobre el cableado de la ciudad e inversiones de pantallas en los centros de control de la zona.

En este contexto, a principios de 2019 se licitó el contrato. Lo gestiona Red.es, y todo parecía estar en orden. Pero poco a poco la situación se ha ido enredando. El primer palo en la rueda llegó en marzo con la modificación de los pliegos.

De manera casual, hay que pensarlo así, tras la visita de los licitadores se decidió hacer una serie de importantes cambios en los pliegos “con el fin de asegurar la correcta consecución de los fines del contrato”. Ciertos cambios en la forma, y otros en el fondo, hicieron que las prescripciones técnicas se suavizaran. Eso trajo el segundo palo en la rueda.

Cuando en el mes de abril se abrió el sobre para examinar a los candidatos, la cantidad era considerable. Algoritmos, Procesos y Diseños; Alma Technologies; FCC Industrial e Infraestructuras Energéticas; Informática El Corte Inglés; Kampsch Trafficcom Transportation; Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas; Telefónica Ingeniería de Seguridad y Tradesegur… y otras tantas.

Bajo este escenario, el procedimiento advierte de que “teniendo en cuenta el número de licitadores cuyas ofertas han sido admitidas, y atendiendo al momento en el que se encuentra el procedimiento de licitación de referencia, se considera oportuno fijar la fecha para la apertura de los criterios cuantificables (no sujetos a juicio de valor) a las 12:00 horas del día 24 de octubre de 2019”.

Y LO QUE TODAVÍA QUEDA

La frase “‘Alicante se mueve’ es inminente” suena bien, pero es posible que sea falso. Según fuentes expertas consultadas por MERCA2, no cabe descartar que una vez pase la fase de valoraciones alguna de las empresas que tenga una peor calificación pida la impugnación del concurso.

Añaden que en procesos que son largos y mediáticos, pese a que la cuantía no resulte muy llamativa, puede haber empresas que se resignen a perder y, de manera inmediata, alarguen el proceso varios meses más. Ante este escenario, es probable que la inteligencia llegue a Alicante más tarde de lo esperado.