Estos son los 'chollos' inmobiliarios del verano.
Estos son los 'chollos' inmobiliarios del verano.

Las alertas turísticas se encienden en España. El segundo país emisor de turistas, Alemania, está dejando de visitarnos, especialmente en destinos tradicionales de ‘sol y playa’ como Canarias y las Islas Baleares. Esta es una de las principales preocupaciones para la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), que mira con recelo como los alemanes prefieren viajar dentro de su propio país o elegir destinos más baratos que España.

“Nos preocupa la climatología en el centro de Europa. Una de las razones que explica que el primer destino para viajar de los alemanes este año sea Alemania”, aseguró el presidente de Cehat, Juan Molas. Una preocupación avalada por datos. A cierre de 2018, el turismo doméstico en Alemania alcanzó los 477,6 millones de pernoctaciones, un 4% más que en 2017, según la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

El turismo doméstico alemán es una de las preocupaciones de los hoteleros españoles por la caída de turistas alemanes en Canarias y Baleares

“Las vacaciones en Alemania son más populares que nunca”, explicó Guido Zöllick, presidente de la Asociación Alemana de Hoteles y Restaurantes (DEHOGA Bundesverband). Esta asociación –la homóloga de Cehat en España– alegó que el buen tiempo y un entorno macroeconómico favorable generó una fuerte demanda interna. La variedad de destinos del país (playas, montañas o ciudades, naturaleza o cultura) suponen un atractivo más para los alemanes.

De hecho, la demanda de viajes domésticos en Alemania representa el 30% del total, según datos de la encuesta Reiseanalyse realizada por Carlson Wagonlit Travel (CWT). Unos datos que apoyados en la mejora de la meteorología que preocupan a futuro porque el acuerdo de coalición entre la Unión y el SPD dentro del Gobierno alemán prevé el desarrollo de una estrategia nacional de turismo que potencie tanto la llegada de viajeros internacionales como los movimientos internos de los alemanes.

Después del turismo doméstico, los alemanes eligen nuestro país como principal destino (seguido de Italia, Turquía y Austria). Pero cada vez lo hacen menos. El pasado año, recibimos 11,4 millones de viajeros alemanes, un -4,1% menos, según la encuesta Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur). Datos que este año no mejoran. En mayo, nos visitaron 1.077.476 alemanes, un 8,8% menos.

Si bien es cierto, los hoteleros no esconden el hecho de que la recuperación de países como Turquía, Túnez o Grecia está afectando también a la caída del turismo alemán. “Han contraatacado a base de precios para recuperar usuarios, con diferencias entre el 50% y el 60% entre Turquía y España”, afirman desde Cehat.

EL PREOCUPANTE CASO DE CANARIAS

Si hay dos destinos que sufrirán las consecuencias de la infidelidad de los turistas alemanes esos con las Islas Canarias y Baleares. Para la temporada de verano, los hoteleros prevén una caída del 10% del turismo alemán en muchas de las islas canarias, mientras que para Mallorca el descenso ronda entre el 10% y el 15%.

Vueling vuelos Canarias Baleares

Así es el plan de Vueling para evitar el caos aéreo en El Prat este verano

Los problemas de congestión de tráfico, la meteorología y las huelgas el pasado año generaron una tormenta perfecta en los aeropuertos españoles...

En Canarias la preocupación es más elevada. La patronal hotelera asegura que este verano hay 6,9 millones de plazas aéreas, es decir, 417.000 menos que en 2018 (200.000 menos en Fuerteventura, 100.000 menos en Gran Canaria, 80.000 menos en Tenerife y 40.000 menos en Lanzarote).

La quiebra de aerolíneas como Germania o Air Berlín han sido un problema para el archipiélago español; pero las estrategias de otras dos compañías aéreas también suponen un grave problema turístico para Canarias en el corto y en el largo plazo. La primera es la decisión de Ryanair de reducir los números de aviones en algunos destinos como Niederrhein, Hahn y las Islas Canarias. 

Además, Norwegian ha tomado la decisión de cerrar en el mes de noviembre sus bases de Las Palmas y Tenerife por razones de rentabilidad; además de Mallorca. La noruega mantendrá su operativa a estos aeropuertos, excepto en Tenerife, en donde prescindirá de la ruta entre Tenerife Sur y Roma. Esta decisión también ha provocado un efecto colateral: la caída de viajeros noruegos del 12% en Gran Canaria.

El pasado año, el turismo descendió en Canarias un 3,3% hasta los 13,7 millones de viajeros. Y en lo que va de año la caída es del 2,1% (5,6 millones hasta mayo). Tras Reino Unido, los turistas alemanes son los que más visitan el archipiélago canario.

Y las previsiones de los hoteleros no son buenas tras el verano. “Esperamos un comportamiento negativo durante el segundo trimestre frente al mismo periodo del año anterior por el aumento de la competencia procedente de destinos alternativos, la cual se espera impacte negativamente en algunos de nuestros hoteles, como el Gran Meliá Palacio de Isora o el Meliá Jardines del Teide”, alertaron hace meses desde Meliá.

Otros como Pedro Barceló, copresidente de Grupo Barceló, reconoció que bajar precios era la única solución. De hecho, se calcula que los precios en las islas se han reducido entre un 10% y un 15%, según Cehat, quien denuncia la presión a la que se ven sometidos los hoteles por parte de los turoperadores para bajar las tarifas.