Telefónica

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica, ha adquirido esta semana en el Mercado Continuo un total de 100.000 acciones de la compañía de telecomunicaciones por un importe de 598.000 euros. El movimiento se ha producido cuando los títulos de telefónica mostraban valores mínimos, un reflejo de la confianza que tiene depositada Álvarez-Pallete en la entidad.

Según recogen los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Álvarez-Pallete compró estas 100.000 acciones el pasado miércoles 21 de agosto a un precio unitario de 5,98 euros, similar a los 5,972 euros en los que cerraron las acciones de Telefónica la sesión bursátil del mismo día.

Telefónica

Telefónica salva la cara ante el golpe económico en Argentina

La última sesión del mercado bursátil argentino, antes de las primarias del pasado fin de semana, descontaban una posible victoria del actual...

Tras esta adquisición, el presidente ejecutivo eleva el número de acciones que posee de forma directa en Telefónica hasta situarse por encima de los 1,45 millones, lo que equivale a un 0,028% del total del capital, frente al 0,026% que tenía según la última comunicación al regulador bursátil.

A estos títulos, se suman las 889.000 acciones que Álvarez-Pallete ostenta a través de instrumentos financieros, en concreto planes de acciones, que equivalen a un 0,017% del capital de la empresa.

De esta manera, la participación total de Álvarez-Pallete en el grupo de telecomunicaciones pasa del 0,043% hasta el 0,045%, que, al precio de 6,02 euros al que cotizan este viernes los títulos de la operadora, tiene un valor de mercado de casi 14,1 millones de euros.

El presidente ejecutivo de la multinacional española vuelve así a mostrar una vez su confianza en las perspectivas de la compañía de telecomunicaciones, ya que no es la primera vez que adquiere títulos de la empresa desde que asumió la presidencia en abril de 2016.

INVERSIÓN DE ÁNGEL VILÁ

Por su parte, el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, también adquirió esta semana acciones de la compañía en el Mercado Continuo, ya que destinó más de 137.600 euros a la compra de casi 23.000 títulos.

En concreto, el miércoles 21 de agosto Vilá también compró 12.500 acciones de la compañía a un precio de 5,96 euros, lo que supone un desembolso total de 74.500 euros, mientras que el jueves 22 invirtió 63.104 euros a la adquisición de 10.465 títulos en 6,03 euros cada uno.

Tras esta operación, el consejero delegado de Telefónica mantiene una participación directa equivalente al 0,007% del capital, lo que supone 380.000 acciones. Su participación total asciende al 0,02%, ya que también tiene 659.000 derechos de voto (0,013% del total) en instrumentos financieros, en concreto planes de acciones.

ACCIÓN DEMASIADO BARATA

Las compra de acciones por parte de los dos principales directivos de Telefónica se produce en un momento marcado por varias semanas de descenso de los títulos de la compañía, hasta situarse en valores mínimos que, según las firmas de analistas Jefferies y Fidentiis analistas, no reflejan el perfil de negocio de la compañía y están “demasiados baratos para ignorarlos”.

En concreto, las acciones han registrado una caída de alrededor del 16% desde que presentara los resultados del segundo trimestre el pasado 25 de julio, un peor comportamiento que el registrado por otras empresas similares de su sector, lo que ha hecho que el ratio entre el precio de los títulos y el beneficio por acción descienda a 8,6 veces, cerca del múltiple más bajo en 20 años.

Sin embargo, los analistas tanto de Jefferies como de Fidentiis mantienen su recomendación de compra para Telefónica, ya que consideran que esas cifras no reflejan adecuadamente el perfil de riesgo y recompensa de la compañía, que mantiene distintas opciones para crear valor.

Desde Fidentiis achacan las últimas caídas de la acción a una “dramática reacción excesiva” al resultado de las elecciones en Argentina, a la situación del Brexit, a las dudas sobre el mercado alemán y al comportamiento de su negocio en España, en el que se está produciendo una mayor competencia, que, en su opinión, también se está exagerando.

Así, añade que, aunque la situación de Telefónica no es la más positiva, sí es “mucho mejor” en comparación con la que tenía los mínimos anteriores de la acción registrados en 2011. En cambio, actualmente Telefónica está creciendo en términos orgánicos y el impacto negativo de las divisas debería suavizarse en la segunda mitad de 2019, “a pesar de Argentina”.